Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONFLICTO INTERNO

TSV y PSPV amplían el plazo para decidir si mantienen el pacto en Vinaròs tras la crisis por el amigo invisible

Las ejecutivas autonómicas de ambos partidos son las que deben resolver el caso

Los protagonistas de esta surrealista historia: José Chaler (PSPV-PSOE) y Anna Fibla (TSV).

Ni cese, ni dimisión de José Chaler. Ni los ediles de Totes i tots som Vinaròs (TSV) han dejado sus cargos. Todo sigue igual. Al menos por ahora. Este lunes expiraba el plazo que la ejecutiva local de TSV había dado al PSPV para que cesara al edil de Urbanismo y Deportes tras la crisis sufrida entre ambos partidos (que gobiernan en Vinaròs desde 2015) por el regalo del amigo invisible que el propio Chaler hizo a Anna Fibla, líder de TSV (una cabeza de cordero, ojos, vísceras y fruta y verdura en mal estado), tras la celebración del pleno ordinario de diciembre.

Sin embargo, las conversaciones entre ambos partidos no se están realizando a nivel local, sino entre las ejecutivas del partido en València, y este lunes ambas acordaron darse un margen mayor de tiempo (uno o dos días más) para seguir dialogando y tomar una decisión. A nivel local, TSV mantiene que solo hay una opción para seguir en el gobierno junto a los socialistas: el cese o la dimisión de Chaler.

Pero habrá que ver si los acontecimientos cambian, ya que Chaler ya dijo en rueda de prensa que no dimitiría y que dejaba el cargo en manos del partido, que no parece por la labor de querer cesarlo, ya que no lo ha hecho hasta la fecha, más de dos semanas después de que Fibla denunciara los hechos y asegurara que ni ella ni sus compañeros continuarían estando Chaler en el gobierno.

De modo que si Chaler no es cesado o dimite, obligaría a los ediles de TSV a cumplir su palabra y dejar sus cargos como ediles de Cultura y Patrimonio, Política Social y Juventud y Transición Ecológica y Nuevas Tecnologías.

Las relaciones nunca han sido buenas del todo

Las relaciones entre ambos partidos a nivel local, que no han sido nunca buenas esta legislatura según aseguró Fibla en su comparecencia, continúan aún más tensas tras este incidente. Chaler, que aseguró tras la rueda de prensa de TSV que hizo el regalo a título personal, negando que fuera una acción premeditada del grupo socialista para ofender a la edila, acusó a Fibla de "oportunismo electoral y personal", al elevar el tema a nivel político "para sacar rédito a un año y medio de elecciones y en plenas navidades".

Este martes hay una reunión de la ejecutiva local de Totes i tots som Vinaròs y las conversaciones entre las ejecutivas de los dos partidos a nivel de la Comunitat Valenciana también está previsto que sigan.

Compartir el artículo

stats