Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

polémica por el regalo de una cabeza de cordero degollada de chaler a fibla

PSPV y Podem se lavan las manos con la crisis de gobierno en Vinaròs por el amigo invisible

Los partidos a nivel autonómico derivan la búsqueda de soluciones a las ejecutivas locales

El pacto de gobierno entre PSOE, TSV y Compromís está en la cuerda floja. Javier Flores

Las ejecutivas del PSPV y Unides Podem en la Comunitat se lavan las manos con la crisis desatada en Vinaròs por el regalo en un amigo invisible de una cabeza de cordero que el edil de Urbanismo y Deportes José Chaler (PSPV) hizo a la líder de TSV Anna Fibla antes de las fiestas de Navidad. A nivel autonómico han acordado que sean las propias direcciones locales de Totes i Tots som Vinaròs (TSV, candidatura municipalista de Podemos) y de los socialistas de la ciudad las que intenten llegar a un consenso y lograr una solución. 

Las conversaciones entre ambos partidos en València (iniciadas hace tres semanas, tras saltar la polémica) no han fructificado y todo sigue aún en el aire. Ambas formaciones confían en tomar una decisión y resolver el conflicto antes de concluir esta semana, ya que en pocos días (previsiblemente el próximo lunes) se prevé el pleno extraordinario de reprobación del edil socialista y el alcalde, Guillem Alsina, que solicitó el Partido Popular sobre este tema.

Debate

Este martes por la noche hubo una reunión en la sede de Totes i tots som Vinaròs para abordar las posturas a tomar, dependiendo de si el PSPV resuelve en los próximos días mantener a Chaler como concejal o es destituido, como exige TSV para seguir en el gobierno. 

De momento, el PSPV ha ganado tiempo en este pulso, pues la candidatura municipalista de Podemos dio el 10 de enero (este lunes) como plazo máximo para que Chaler fuera cesado o dimitiera, y aseguraban que si no era así se irían del ejecutivo municipal. Tal situación no se produjo y los tres ediles de TSV continúan en el gobierno, aunque Fibla mantiene que si el edil socialista que le dio el macabro regalo sigue formando parte pasarán a la oposición.  

La edila se reafirma en su postura de no aceptar las disculpas de José Chaler y exigir su dimisión, respaldada por Unides Podem. De hecho, fuentes de la formación morada han manifestado desde el principio que si no cesan al concejal del PSPV se retirarán del pacto de gobierno, en el que también está Compromís, y dejarán de apoyar al alcalde. Fuentes socialistas apelaron a la proporcionalidad del castigo y la necesidad de modular la respuesta ante la polémica.

La crisis política en Vinaròs se ha originado en plena elaboración de los presupuestos para este año, y habrá que ver cómo afecta todo lo sucedido y si TSV apoyará las cuentas o los socialistas deberán buscar nuevos respaldos.  

Compartir el artículo

stats