Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LO ADECUADA ES NO TOCARLA, AUNQUE SÍ SEÑALIZARLA, Y DAR PARTE A LA AUTORIDAD

¿Qué debes hacer si encuentras una trampa para ciclistas en el monte?

La Guardia Civil da consejos básicos que contribuyen a garantizar la seguridad de quienes frecuentan sendas de montaña

La Guardia Civil incide en que es un problema de seguridad.

Cuesta comprender qué pasa por la cabeza de una persona que decide colocar obstáculos de forma intencionada en algún lugar para que otro salga perjudicado de algún modo, ya sea tirando unos clavos para pinchar ruedas de bicicletas o colocando cables cruzados en sendas para que quien pase, caiga. Pero igual o más difícil resulta atajar este tipo de acciones si quienes las identifican o sufren no lo ponen en conocimiento de quien puede prevenirlo, investigarlo y, en su caso, castigarlo.

Sobre los sabotajes y boicots que han hecho públicos estos días aficionados a la bicicleta de montaña, la Guardia Civil incide sobre todo en la necesidad de denunciar. Es la única manera en la que, al tener conocimiento, pueden realizan averiguaciones y, a su vez, extremar la vigilancia, lo que también favorece la investigación.

Remarcan que estas incidencias son un problema de seguridad ciudadana y, por tanto, dan una serie de recomendaciones que, según inciden, favorecen la prevención y el esclarecimiento de los hechos, que podrían llegar a ser constitutivos de un delito.

Mejor no tocar

La primera recomendación es, ante el hallazgo de cualquier trampa u obstáculo colocado intencionadamente, lo más acertado es no tocarlos, aunque sea pensando en evitar accidentes. Lo más útil es señalizarlo como advertencia para otras personas y notificarlo a la Guardia Civil. Los agentes se encargarán de recopilar las pruebas existentes y realizar fotografías para documentarlo, antes de eliminar el peligro que suponen.

También sería aconsejable, en el caso de disponer de un GPS o a través del móvil, enviar las coordenadas exactas para ubicar el lugar y que así sea más fácil localizarlo.

Aunque la conclusión final, como insisten, es informar, porque a día de hoy no hay constancia de sucesos de estas características, a pesar de que los ciclistas consultados tienen pruebas fehacientes.

Compartir el artículo

stats