El tiempo acompañó ayer y el público pudo disfrutar de la carrera de caballos y burros por la playa de la Concha de Orpesa, un acto muy arraigado y único en la provincia, que cada año gana adeptos en la festividad de Sant Antoni.

Un total de 17 caballos disputaron la prueba con sus jinetes en las diferentes modalidades del evento, cruzados, raza española y árabe, para ser los más veloces.

También participaron cuatro burros en esta última edición, que sí pudo celebrarse tras dos años suspendido por causas meteorológicas y por la pandemia.

La última jornada festiva en honor a Sant Antoni en Orpesa también contó con la celebración de una misa en la parroquia de San Jaime en homenaje al patrón de los animales, que contó con la asistencia de las autoridades autoridades.

Por la tarde, los aficionados taurinos pudieron disfrutar de la última sesión de Bous al Ravalet, con vaquillas de la ganadería de Javier Tárrega, El Gallo, en la calle San Jaime del casco antiguo.

También participaron cuatro burros en esta última edición, que sí pudo celebrarse tras dos años suspendido por causas meteorológicas y por la pandemia. EVA BELLIDO

Fin de actos

Los vecinos del municipio despidieron así un intenso fin de semana repleto de actos para celebrar estas fiestas, que arrancaron el viernes con el tradicional acto de bendición de animales en la parroquia de San Jaime y reparto de la coqueta en la plaza Mayor.

Este año, se repartieron más de 6.000 coquetes, 1.500 prims y otros 1.500 pastissos entre todos los asistentes al evento.

La última jornada festiva en honor a Sant Antoni en Orpesa también contó con la celebración de una misa en la parroquia de San Jaime . EVA BELLIDO

Mientras, el sábado contó con otro de los actos más asentados en la programación de Sant Antoni de la localidad costera, el encendido de hogueras. Además, la actuación del grupo Sarao puso el ritmo en el centro del casco urbano en esta jornada. Y los aficionados taurinos han disfrutado de Bous al Ravalet los tres días.