Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Por 80 euros

Venden en Wallapop una medalla histórica de Segorbe

Fue un regalo al comandante Julio Cervera con motivo de la ‘anexión’ del Sahara

Venden en Wallapop la medalla que Segorbe regaló al comandante Julio Cervera.

A través de la plataforma Wallapop de ofertas de objetos de segunda mano, se ha vendido en la localidad de Palencia una singular medalla que tiene un especial significado para la ciudad de Segorbe.

Venden en Wallapop la la medalla que Segorbe regaló al comandante Julio Cervera con motivo de la ‘anexión’ del Sahara.

Venden en Wallapop la la medalla que Segorbe regaló al comandante Julio Cervera con motivo de la ‘anexión’ del Sahara.

La citada medalla fue realizada en 1886 por encargo del ayuntamiento de la capital del Palancia, como homenaje y reconocimiento al comandante de ingenieros Julio Cervera y Baviera (Segorbe, 1854, Madrid, 1927) por la singular gesta de poner a disposición del gobierno español y sin disparar un solo tiro, todo el antiguo territorio conocido como Sahara Occidental.

Julio Cervera y Baviera es uno de los personajes más ilustres con que cuenta la Historia de Segorbe.

La medalla, en bastante buen estado, fue realizada mediante suscripción popular y en la plataforma se puso a la venta por el precio de 80 euros y enseguida fue adquirida.

En 1886, Cervera, con amplia experiencia sobre el Magreb y el norte de África, encabezó una delegación que completaban el naturalista Francisco Quiroga, el arabista Felipe Rizo y el jefe argelino Hach-Abd-el-Kader l´Ajar por encargo de la Sociedad Española de Geografía Comercial y el apoyo del gobierno. Cada uno tenía su objetivo y el de Cervera era llegar a acuerdos y tratados puntuales con las tribus dominantes del territorio.

La misión resultó tan fructífera que gracias a la firma de los llamados Tratados de Iyil (actual Mauritania), España pasaba a obtener la soberanía de un territorio que se estima el doble de lo que conocemos como Sahara Occidental (se calculan 700.000 kms. cuadrados). La vuelta de Cervera a España fue triunfal. El gobierno lo ascendió a comandante y numerosas instituciones le homenajearon concediéndole diplomas y títulos honorarios.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército le dedicó una espada de honor con la rotulación “Al capitán de ingenieros D. Julio Cervera, sus compañeros” y en el otro lado de la hoja “Valor, patriotismo –expedición al Sahara occidental en 1886- inteligencia, ilustración 1887” y la Sociedad Geográfica de Madrid y la Societé de Géographie du Paris le nombraron miembro de honor. Sin embargo, el gobierno de Sagasta se negó a la publicación oficial de los tratados y a hacerse cargo de los mismos, por las complicaciones que podría acarrear la fundación de un establecimiento fijo en el interior.

La repercusión que el hecho tuvo en Segorbe fue inmediata. A su llega a Segorbe en diciembre de 1887, sus amigos le homenajearon con una cena de gala celebrada en el salón de sesiones de la casa consistorial. El ayuntamiento le entregó un diploma honorífico y la medalla de honor que ahora aparece, con el escudo de la ciudad y la leyenda “SIGILUM CIVITATIS SEGOBRICENSIS” en el anverso y en el reverso: A SU HIJO / PREDILECTO / JULIO CERVERA / BAVIERA / POR SUS TRIUNFOS / EN LA EXPEDICIÓN / AL SAHARA / EN / 1886.

Además de ello, a Cervera se le atribuyen las primeras patentes de invención de la telefonía sin hilos, fundamento de la radio, y de importar para España la enseñanza por correspondencia para carreras superiores como arquitectura o ingenierías. Fue también diputado tras unas elecciones celebradas en Valencia para ocupar la vacante de Vicente Blasco Ibáñez; grado 33 de la masonería, republicano y también inventor de lo que se considera el primer modelo de mando a distancia con el que podía dirigir y explotar bombas y torpedos sin cables.

Compartir el artículo

stats