Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INVESTIGACIÓN SOBRE REPUBLICANOS ORIUNDOS DE LA PLANA BAIXA

Se busca a los familiares de 10 castellonenses deportados al campo de concentración de Mauthausen

Dos historiadores rastrean listados telefónicos, revisan censos y lanzan una búsqueda por redes sociales para encontrar a personas allegadas a estas víctimas del infierno nazi

Los historiadores tienen constancia que 27 personas nacidas en la Plana Baixa fueron deportadas a Mauthausen, de entre las cuales 10 de sus familias no se han podido localizar. Mediterráneo

Recordar a los castellonenses que sufrieron en sus carnes el infierno nazi. Con esa premisa, los historiadores Lara Cardona y José Francisco Albelda lanzan una búsqueda por las redes sociales para encontrar a las familias de los republicanos de la provincia que fueron deportados durante la Segunda Guerra Mundial al campo de concentración de Mauthausen (Austria), que se conoce como el campo de los españoles, ya que entre sus muros pasaron unos 8.000 compatriotas. 

27 de ellos eran oriundos de la comarca de la Plana Baixa, concretamente de Alfondeguilla (1), Almenara (1), Burriana (7), Eslida (2), Moncofa (1), la Vall (1), Nules (2), Onda (3) y Vila-real (9), de los cuales 10 nunca se ha podido localizar a sus familias.

Los dos historiadores llevan años trabajando sobre la historia de la deportación a nivel local. Han impartido ponencias, escrito artículos y hasta un libro. Son historias, confiesan, que "cuando empiezas a trabajar en ellas, te absorben y darlas a conocer se convierte en algo casi personal".

El interés por hallar a personas allegadas a estos 10 deportados creció a partir del pasado 11 de noviembre, cuando tuvo lugar un acto intermunicipal para rendir homenaje a las víctimas de la comarca y en el que hicieron entrega de las placas cerámicas individuales en recuerdo a los castellonenses enviados al campo de Mauthausen.

Los 10 deportados de la Plana Baixa cuyas familias no se han podido localizar.

Los 10 deportados de la Plana Baixa cuyas familias no se han podido localizar. Mediterráneo

Más de una placa sin recoger

"Es muy triste ver cómo nadie recuerda a estas personas, gracias a las cuales se pudo derrotar al fascismo en Europa hace tan solo 80 años"

decoration

Lo que más le llamó la atención a los historiadores en esa ceremonia es que no solo faltaran representantes de casi todas las familias, sino que incluso más de una placa se quedó sin recoger. «Es muy triste ver cómo nadie recuerda a estas personas, gracias a las cuales se pudo derrotar al fascismo en Europa hace tan solo 80 años», comenta Albelda. 

Ese fue el detonante para que se pusieran manos a la obra y comenzaran a escribir la que será la obra más actualizada y completa hasta la fecha sobre la historia de la deportación en la comarca. Un trabajo de investigación a base de texto, fotografías y muchísima documentación -prácticamente toda inédita- que pretenden convertir en un libro, si bien la iniciativa es a título individual y de momento carecen de apoyo institucional.

"Sus familiares actuales suelen ser sobrinos o nietos de los hermanos o hermanas, lo cual dificulta no solo que sepan de la historia, sino también que ahora podamos contársela, ya que es muy difícil localizarlos"

decoration

A lo largo de estos años, ambos se han dado cuenta de que las historias de las víctimas son desconocidas por sus propios familiares, ya que nunca se habló en sus casas de sus vidas. «Muchos eran jóvenes solteros que no sobrevivieron, por lo que no tuvieron descendencia directa. Sus familiares actuales suelen ser sobrinos o nietos de los hermanos o hermanas, lo cual dificulta no solo que sepan de la historia, sino también que ahora podamos contársela, ya que es muy difícil localizarlos», tal como comenta por su parte Lara. 

La ayuda de los allegados es importantísima para poder trazar un recorrido completo de sus vidas y, por eso, rastrean listados telefónicos, padrones de habitantes y preguntan a los vecinos más mayores de las calles donde vivieron en busca de alguna pista. Lo último que se les ocurrió fue poner publicaciones en las redes sociales y ver qué pasaba. «Así hemos localizado ya a tres familias de Burriana», comentan, sorprendidos.

Aun así, todavía falta por localizar a familiares de varios deportados para poder completar sus biografías como es debido, dando a conocer historias que son a la vez homenaje, un ejercicio de memoria democrática, un acto de justicia y reparación y una herramienta pedagógica. Por este motivo, los familiares pueden ponerse en contacto con los historiadores a través del correo electrónico laracardonafernandez@gmail.com.

Compartir el artículo

stats