El jardín botánico de Nules va recuperando, poco a poco, parte de la frondosidad perdida. Después de varios años en los que la tónica habitual era la desaparición de vegetación por diferentes causas, la principal las inclemencias meteorológicas que habían provocado en especial caída de varios árboles, el Ayuntamiento ha realizado una serie de actuaciones para compensar esos daños.

El concejal de Parques y Jardines, Gabriel Torres, explicó ayer que, a lo largo del año 2021 han llevado a cabo varias plantaciones de especies «de gran valor botánico». El criterio a la hora de escogerlas, según detalló, ha sido el de respetar el diseño original de este pulmón verde del municipio, obra de Francisco Beltrán, «inspirado en los jardines de València, donde desarrolló la carrera como director del Jardí Botànic».

Con todo, y aunque la filosofía de cualquier espacio verde de estas características es ofrecer una amplia diversidad de especies con una finalidad didáctica, Torres detalló que «uno de los aspectos más importantes de esta intervención ha sido la plantación de arbustos con floraciones que generen belleza singular», de manera que luzcan buen aspecto todo el año.

En enero del 2021, el alcalde, David García, ya anunció la intención de intervenir en el jardín siguiendo las pautas aconsejadas por los técnicos de la Universitat de València y la Universitat Politècnica. Si bien este entorno natural llevaba tiempo requiriendo trabajos de mejora, fue en el 2015 cuando un fuerte temporal de viento derribó varios árboles y obligó a talar otros tantos ejemplares, dejando grandes vacíos.