Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

inauguración

El ratoncito Pérez ya tiene casita en Segorbe

Los pequeños pueden depositar los dientes en su buzón del paseo de Sopeña

Los niños observaron con asombro la vivienda del roedor. MARTÍN

El ratoncito Pérez es un vecino más de Segorbe, pues ya tiene su propia casa en la localidad. El Ayuntamiento presentó ayer el simpático hogar de este pequeño animal en la entrada al paseo de Sopeña desde la plaza del Ángel. Esta emocionante cita contó con la presencia de la alcaldesa de la ciudad, Mª Carmen Climent y la responsable municipal de Participación Ciudadana, Ángeles Gómez. 

Un buen número de niños no quisieron perderse la oportunidad de poder conocer de cerca la ubicación de la nueva vivienda del ratoncito más famoso entre los roedores. La emoción radiaba entre los más pequeños que observaban con detenimiento y sin perder de vista cada uno de los minuciosos detalles construidos en el hogar del ratoncito Pérez.

Así, junto con sus familias se aproximaron para tomarse fotografías y capturar el momento. El acto contó a su vez con la actuación de un grupo de teatro infantil, el cual ofreció divertidas canciones y algunos consejos de cuidados bucodentales, invitando a los niños a bailar y responder a sus cuestiones. Para finalizar la actuación y apadrinando la inauguración de la casita, apareció el otro ratón.

Buzón mágico 

La casita no se ha construido en Segorbe por mera casualidad. Todos los niños del municipio podrán depositar ya en un buzón instalado en su vivienda sus dientes de leche que vayan cambiando para que el ratoncito Pérez les lleve sus recompensas.

Aquellos interesados en confiar sus dientes en el roedor, deben acudir previamente a la Oficina de Turismo para poder recoger un sobre donde introducirlos. A su vez, se les proporcionará también una tarjeta donde las familias podrán escribir su nombre y teléfono, en el caso en el que posteriormente quieran recuperar los dientes. 

El paseo de Sopeña es, a partir de ahora, el nuevo y amable hogar del pequeño ratoncito. 

Compartir el artículo

stats