Los trabajadores de Nordex han iniciado a las 6.00 horas de este viernes, 25 de marzo, una huelga indefinida en respuesta a la negativa de la multinacional productora de aerogeneradores de negociar el cierre anunciado. Como confirmó el jueves el comité de empresa, «no aceptan el no al cierre como parte de la negociación, es por eso que decidimos tomar medidas más contundentes».

El arranque del paro indefinido, seguida por el 100% de los empleados de la sede de la multinacional en la Vall d'Uixó, se ha producido con incidente, ya que los bomberos del Consorcio Provincial de Castellón se han visto obligados a desplazarse a las puertas de la empresa para sofocar un incendio provocado por un bidón con material inflamable.

Incendio de un bidón en la sede de Nordex, en la Vall Mediterráneo

Hasta ahora, la planta de la Vall d'Uixó seguía a pleno rendimiento, a pesar del demoledor anuncio del cese de la actividad que se produjo el 17 de enero y que cogió por sorpresa a los empleados. De hecho, ese es uno de los argumentos que llevan a los afectados a denunciar un cierre injustificado, pues no se acusan pérdidas. Para los trabajadores, la única motivación es la deslocalización, para ubicar la producción en países donde la mano de obra es más barata, lo que supondrá un incremento de los beneficios.

Los bomberos, sofocando el incendio en Nordex Mediterráneo

La plantilla de Nordex en la Vall ha realizado numerosas acciones: manifestaciones, concentraciones, reuniones con políticos y recogidas de firmas. La última, una campaña de captación de apoyos para pedir al parlamento europeo que exija «a las empresas que licitan subastas públicas de energía tengan ciertos compromisos», como que «los componentes principales de los aerogeneradores y un elevado porcentaje de aerogeneradores sean fabricados en Europa». Además, apuntan a la necesidad de que las empresas europeas reciban «alguna ventaja fiscal para evitar que la cadena de suministros se externalice a otros países y nos quedemos sin nuestros puestos de trabajo por abaratar costes».