Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivían en Semypolki, una ciudad al este de Kiev que se encuentra bajo el dominio ruso

Tres jóvenes ucranianos llegan a Morella para huir de la guerra y empezar una nueva vida

Final feliz al SOS que había lanzado un matrimonio de la capital de Els Ports para sacar del país a tres familiares de su hijo adoptivo

La oenegé Damark ha logrado sacar de Ucrania a un grupo de ciudadanos que, tras un largo periplo para salir de su país, ha llegado ya a la Comunitat. Javier Ortí

El tesón, la insistencia y el trabajo diario de José Miguel Gasulla y Anna Viol, vecinos de Morella, para sacar de Ucrania a tres familiares de su hijo, se convirtieron este sábado en una inmensa alegría con la esperada llegada de los jóvenes a España. 

«Ha sido un mes muy duro e intenso. La incertidumbre, la frustración y el miedo nos ha acompañado muchos días», destaca Gasulla, que después de días inciertos, que comenzaron con la invasión ordenada por Putin, incidía en que «por fin los tenemos aquí y ahora podrán descansar seguros». 

La historia para traer a Roma, de 11 años; Masha, de 10; y Victoria, de 25, se inició por la relación estrecha que Gasulla y Viol mantienen con su país. La pareja de morellanos son los padres adoptivos de Genia, un niño ucraniano que vino a España con un permiso de estudios. Desde entonces, la conexión entre Morella y Semypolky, ha sido especialmente estrecha.

Victoria, junto a Roma, Masha y Genia, ya están instalados en Morella. Javier Ortí

Largo viaje hacia la libertad

No fue hasta el 13 de marzo que pudieron comenzar a recorrer los 3.457,5 kilómetros que separan las dos localidades. El periplo se inició cuando la oenegé Damark consiguió acceder en autobús a Semypolky, prácticamente tomada por tropas rusas. Los llevaron a la estación de tren de Kiev desde donde viajaron hasta Leopolis, última ciudad antes de cruzar la frontera con Polonia. Otro bus entró a la Unión Europa en una etapa que les llevó hasta Cracovia donde el viaje se detuvo más de lo esperado. 

La labor de la oenegé Damark ha sido fundamental para lograr que los tres jóvenes salieran de Ucrania rumbo a España

decoration

«Allí han estado ocho días hasta conseguir todos los documentos necesarios. El personal de Damark se ha dejado la piel hasta lograr fletar el autobús definitivo», señala José Miguel Gasulla. Finalmente, el pasado jueves, Roma, Masha y Victoria salían de Polonia con destino a España en una última gran etapa que les llevó hasta València, donde fueron recibidos entre indispensables abrazos, lágrimas y sonrisas a partes iguales. 

El viaje ha sido largo, pero la preparación también ha sido ardua. Gasulla y Viol se han movido con un tesón encomiable, sin desfallecer en ningún momento, durante semanas, para lograr la salida de los menores desde una zona especialmente crítica por la proximidad de las tropas rusas.

Muy cerca del invasor

"La situación era terrible porque Semypolki en el lado este de Kiev, una zona invadida por el ejército ruso"

decoration

«La situación era terrible. Semypolky está ubicada en el lado este de Kiev, una zona que han invadido los rusos. Durante días ninguna organización pudo acceder a ellos para poder sacarles, fueron días de mucha angustia», explica el morellano con la distancia que da haber superado todas esas adversidades. 

Desde este municipio de Els Ports las llamadas telefónicas no han cesado y el contacto con la oenegé Damark, el consulado, la embajada y la Generalitat ha sido fundamental para hacer posible este viaje hacia la libertad. 

Agradecimiento sincero

Los menores estarán escolarizados en el colegio de Morella y para Victoria, de 25 años, buscarán la forma de conseguirle un empleo

decoration

«Estamos agradecidos a Damark, han sido ellos quienes han logrado obrar el milagro», reconoce José Miguel, que añade: «Pido a todo el mundo que pueda que aporte fondos para que puedan seguir con esta ingente labor». Una colaboración que, como explicita, puede realizarse a través de la web de la entidad. Por otro lado, el matrimonio destaca las muestras de apoyo recibidas: «El aluvión de apoyo de vecinos y el Ayuntamiento nos ha reconfortado mucho».  

Lejos ya del terror de la guerra en su país, Roma, Masha y Victoria comenzarán ahora una nueva etapa de sus vidas. La capital de Els Ports será su nuevo hogar, en el que no les faltará el calor de una familia que los arropará como si fueran unos morellanos más. «Los menores estarán escolarizados en el colegio de Morella y para Victoria buscaremos la forma de conseguir un empleo», explica Gasulla. Por el momento, sin embargo, ahora toca descansar y conocer la que será su nueva casa. 

Compartir el artículo

stats