Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 REFUGIADOS UCRANIANOS LLEGARÁN EN TOTAL AL COMPLEJO DE LA COMUNIDAD DE EMAÚS

De estar encerrada en un sótano en Ucrania a empezar una nueva vida en Torrechiva: así habla una niña de 8 años al llegar a Castellón

Kira vivirá con su madre, sus dos hermanos y su abuela en el albergue de este pequeño pueblo del Alto Mijares

El enternecedor testimonio de una niña ucraniana de 8 años al llegar a Castellón huyendo de la guerra

El enternecedor testimonio de una niña ucraniana de 8 años al llegar a Castellón huyendo de la guerra Andreu Esteban

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El enternecedor testimonio de una niña ucraniana de 8 años al llegar a Castellón huyendo de la guerra David Donaire

Hace unas semanas ni sabía que existía Torrechiva. Ni ponía en el mapa a Castellón. Ni tenía por qué hacerlo. Por desgracia, el abyecto drama de la guerra ha obligado a Kira, una niña ucraniana de tan solo 8 años, a abandonar su casa, su vida, sus amigos y despedirse de su padre porque tiene que quedarse batallando en el conflicto contra Rusia.

Kira vivía con su familia en Bucha, una ciudad de 28.000 habitantes al noroeste de Kiev, asolada ahora mismo por la destrucción y el caos. Como lamentablemente han tenido que sufrir otros muchos hogares de este país del Este, la joven ha tenido que pasar encerrada en un sótano las últimas semanas junto a su madre, sus dos hermanos y su abuela para estar a salvo de la ocupación rusa.

Odisea por carretera

Tras innumerables gestiones y trámites que ha realizado la oenegé Mensajeros de la Paz, un bus pudo recoger el lunes por la mañana en la frontera polaca a Kira y su familia, además de otra decena de compatriotas suyos, para proporcionarle un hogar seguro y estable, lejos de aquella continua pesadilla. Una nueva vida, en definitiva.

Tras recorrer más de 3.400 kilómetros por carretera, el martes por la noche el autocar entró en España y, tras hacer noche en la Jonquera (Girona), este miércoles Kira ha conocido la que será su casa a lo largo de los próximos meses: el macroalbergue de Torrechiva que pertenece a la Comunidad de Emaús.

44

Así empezarán una nueva vida 50 refugiados ucranianos en el albergue de Torrechiva Andreu Esteban

Entereza encomiable

Llegaron al pueblo sobre las 15.30 de la tarde y, nada más acabar de dejar la mochila que traía consigo en su habitación y comer unos ricos espaguetis a la boloñesa que le habían preparado los voluntarios de este pequeño pueblo del Alto Mijares, esta joven, con una entereza y valentías dignas de encomio, sale acompañada por el Padre José (quien gestiona el albergue y se encarga de distribuir a las personas ucranianas que consigue traer la oenegé Mensajeros de la Paz por diferentes casas y pueblos de Castellón) y la intérprete para atender a los medios de comunicación que habían acudido al pueblo para contar la llegada de estos nuevos vecinos.

Kira, al fondo de la mesa, degusta los espaguetis a la boloñesa que habían preparado los voluntarios de Torrechiva. Andreu Esteban

"Soy Kira y tengo 8 años"

"Mi padre me ha dicho que vamos a estar bien, que él se cuidará mucho y que volveremos a vernos muy pronto en Ucrania"

decoration

La joven, de la mano de la traductora, se presenta: "Soy Kira y tengo 8 años", cuenta en ucraniano. Aunque se muestra "ilusionada" por venir a España al verse obligados a salir de su país a la fuerza (es uno de los mensajes que el Padre José cuenta que más le trasladaban los niños desde el autobús), Kira evidentemente no olvida de quién ha tenido que dejar atrás para llegar hasta aquí. "Mi padre me ha dicho que vamos a estar bien, que él se cuidará mucho y que volveremos a vernos muy pronto en Ucrania", cuenta, dejando claro que va a ser un hasta luego y no un adiós.

La historia de esta joven, instalada ya en Torrechiva junto a su madre, sus dos hermanos y su abuela, es solo un ejemplo del terrible drama que han tenido que vivir por culpa de la guerra. En el albergue del pueblo recibirán todo el cariño y las facilidades para empezar una nueva vida. Serán en total 50 los refugiados ucranianos que convivirán en este gran complejo, en el que la gran esperanza es que puedan volver lo más pronto posible a sus casas.

Compartir el artículo

stats