Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NULES ACOGE EL CONGRESO DE CITRICULTURA DE LA PLANA

El sector cítricola afirma que salvar la clemenules pasa por la diferenciación

Reivindican una apuesta por la calidad como única salida a la crisis de la citricultura

El presidente de Diputación y el secretario autonómico de Agricultura, junto al alcalde de Nules y la presidenta de Caixa Rural.

Solo la diferenciación salvará la citricultura de la Plana. Esa fue la principal conclusión de la mesa redonda con la que Nules cerró el XV Congreso de Citricultura, en el que, en una jornada maratoniana, reivindicaron que solo si el productor es capaz de defender el valor de su fruta y retoman las campañas promocionales, aprovechando la creación de una marca de calidad, se logrará que su trabajo vuelva a ofrecer rentabilidad. «Indefensión», así definió Cristobal Aguado, presidente de AVA-Asaja, la situación en la que se encuentran los agricultores, parte esencial de la cadena de producción, pero el único que pierde, porque «el resto hace una buena caja». Y es así, como remarcó Juanvi Morós Planelles, presidente de la Asociación para la Diferenciación y Puesta en Valor de la Clemenules de la Plana, precisamente porque su producto «no tiene ningún valor, lo ha perdido».

Romper esquemas

Una palabra que sonó con insistencia en la recta final de este encuentro fue «disrupción», en el sentido de romper con lo establecido. Todos coincidieron en que la situación es crítica, cualquier solución está llegando tarde, razón por la que José Francisco Nebot, representante de Unió de Llauradors, manifestó: «Si no dejamos de plantear las mismas acciones para solucionar un problema sin éxito, lo que hay que hacer es cambiar las acciones».

Autoridades en los momentos previos a la inauguración del congreso. MÒNICA MIRA

Para convencer a los asistentes que el camino emprendido por la diferenciación es el correcto, durante la mañana, los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer diferentes experiencias en ese sentido. Iniciativas que han dado resultados, aunque para lograrlo, se hace imprescindible crear conciencia entre los productores. Por un lado, respecto de la necesidad de garantizar la calidad, y por otro, porque esa exigencia dejará fuera una parte de la producción, pero el beneficio obtenido será mayor, al menos a eso se aspira.

Un cambio de rumbo

Aguado reivindicó un cambio de rumbo. «Seguimos anclados en el pasado en las formas», dijo. A su modo de ver, a lo que hay que aferrarse es a la «tecnología, la organización y la coordinación», porque caminar en solitario, respondiendo a intereses particulares, propio del minifundismo, está abocando a la miseria al conjunto del sector en la provincia de Castellón.

Aunque hablaron de que uno de los hándicaps es la gran cantidad de producción de cítricos existente (entre 2 y 2,5 millones de toneladas), Inmaculada Sanfeliu, presidenta del Comité de Gestión de Cítricos, incidió en que «no sobra ninguna clementina, lo que hay que hacer es apostar por la calidad del conjunto», porque eso es lo que piden los clientes.

Morós comentó: «Hemos visto iniciativas que están rompiendo esquemas mientras nosotros hacemos siempre lo mismo», con resultados conocidos. Por ello, animó a los agricultores y profesionales a apoyar la iniciativa de la asociación, porque ya han demostrado que la «clemenules es diferente», subrayó, solo queda llevar el mensaje a los mercados.

Promoción oficial

Un anuncio del secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes en ese sentido, fue muy bien recibido por el sector. La Generalitat va a recuperar las campañas promocionales de los cítricos valencianos que dejaron de realizarse hace décadas. Porque apuestas como la marca de calidad para la clemenules de la Plana necesitan de una apuesta por la publicidad que garantice que ese hecho diferencial llega al consumidor.

El presidente de la Diputación, José Martí, que también quiso acompañar a los agricultores en este congreso, mostró su disposición a seguir defendiendo y exigiendo ante las instituciones una revisión del acuerdo de asociación económica entre la Unión Europea y Sudáfrica, porque «la producción procedente de Sudáfrica no se ve sometida a las mismas exigencias fitosanitarias». E insistió en que la corporación será altavoz de esas reivindicaciones. 

Compartir el artículo

stats