Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Perseguido' sin que el Consell haya reconocido su legado

La cara desconocida del cónsul Enrique Beltrán, de Almassora

Desde el consulado de Burdeos, en 1940, colaboró en la firma de visados para salvar a 30.000 judíos perseguidos por los nazis

El cónsul Enrique Beltrán, en el año 1956, el primero por la derecha. Mediterráneo

La Conselleria de Educación, que dirige Vicent Marzà, ha decidido cambiar el nombre de los colegios públicos Embajador Beltrán y Errando Vilar de Almassora, por entender que se trata de sendos prebostes de la dictadura de Franco.

Pero, especialmente en el primer caso, se ha omitido arteramente parte de la historia, amén de que el procedimiento ha resultado precipitado y oscuro, con el único objetivo de que una decisión tomada en València la amparase el Consell Escolar Municipal.

De hecho, el director general de centros docentes de la Generalitat, José Joaquín Carrión, anunció por correo electrónico a los respectivos directores de los colegios, Melania Mingol y Jorge Grifo, respectivamente, la obligación del cambio de nombre atendiendo a la Ley de Memoria Democrática y la orden de trasladarlo al Consell Escolar Municipal para votarlo en el plazo de tiempo de un mes. Grifo aprovechó para dejar constancia en el acta del mismo del «malestar, la incredulidad y la falta de respeto» en el tratamiento, para añadir que «nadie entiende que, con los problemas de la sociedad actual, el cambio de nombre sea una cuestión vital y de obligado cumplimiento».

La República le nombró cónsul en Santiago de Chile y no participó en el golpe de estado ni en las represiones franquistas

decoration

La comunidad escolar, como es lógico, atendió la orden implícita de Educación, aunque por si acaso tampoco se le dio acceso a la rigurosa información publicada por el historiador Primitiu Garcia. En la misma se recuerda que Enrique Beltrán Manrique cursó Derecho y completó la carrera diplomática en 1919, siendo nombrado ese año vicecónsul en Rotterdam y cónsul de segunda clase en Amsterdam en 1921, cargo que ejerció con singular éxito y reconocimientos públicos hasta que, en el 1936, a las órdenes de la República, se trasladó a Santiago de Chile, demasiado lejos para formar parte del alzamiento militar de Franco, que es uno de los supuestos que la Ley de Memoria Democrática recoge para retirarle los honores.

No ocultó sus preferencias, pero sin participar en la guerra civil ni en las represiones, los otros supuestos para aplicar dicha ley. Después, afecto al régimen, fue nombrado cónsul en Burdeos en 1939. Como tal, participó en las conversaciones de Hendaya entre Franco y Hitler, junto al jurista José Santa Cruz de Teijeiro, amigo personal de Serrano Suñer y quien conserva su nombre en una calle de Castelló. 

Para enfado de sus superiores, consta también que Beltrán incumplió la orden de encarcelar a Manuel Azaña, presidente de la República y residente cerca de Burdeos; y a su muerte se limitó a vigilar su entierro para evitar homenajes y que se le diera sepultura con la bandera tricolor, así como a realizar un inventario de su biblioteca.

Como la lista de Schindler 

El dossier de Primitiu Garcia rescata también las palabras de profesores de la Universidad de Murcia alabando la preocupación de Enrique Beltrán por el modo en que eran tratados los repatriados huidos a Francia. 

No contento con sus demandas escritas, el almazorense colaboró posteriormente en la firma y entrega de más de 30.000 visados para que judíos franceses salieran de Francia, con destino a Portugal y España con la excusa de que eran sefarditas y, por tanto, tenían derecho a la nacionalidad española, en un ardid de Eduardo Propper Callejón, secretario de la embajada española en París, que se trasladó a Burdeos encontrando en el cónsul el apoyo necesario. 

Autor también de varios ensayos literarios sobre el cultivo de la naranja y de la historia de su Almassora natal, cuyos derechos cedió al municipio, mientras Enrique Beltrán es hoy perseguido sin que el Consell haya reconocido su legado, Propper fue nombrado en su día Justo entre las Naciones. 

Compartir el artículo

stats