La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) avaló ayer en Burriana los trabajos ambientales que ha realizado durante los últimos años el Ayuntamiento, entre los que destacan la retirada de 6.500 m² de caña invasora Arundo donax en ambas riberas del paraje del Clot, mediante el desbroce de su parte aérea y extracción de rizoma, incluyendo también la eliminación de otras especies alóctonas invasoras y árboles muertos, principalmente olmos afectados por la grafiosis.

El equipo de gobierno reivindicó la ejecución de esas tareas durante la visita del presidente de la entidad, Miguel Polo, quien, junto al Comisario de Aguas, Marc García, comprobó el estado de las obras de adecuación ambiental del río Anna en Burriana, fruto de la coordinación entre la CHJ, el Ayuntamiento y la Fundación Limne.

Vegetación autóctona

Tras eliminar el cañaveral foráneo, estos años efectuaron plantaciones de especies de ribera autóctonas en zonas en las que había actuado previamente la Confederación.

Las labores permitieron repoblar la zona con 1.200 helófitas en primera línea (lirios amarillos y juncos) para el refuerzo de los márgenes y, tras ellos, crearon una franja de arbustos compuesta por cerca de 920 sauces, tarays y adelfas. Estas actuaciones fueron cofinanciadas en un 50% a través de los planes Feder de la UE.

Asimismo, durante la visita técnica, la comitiva de la CHJ también constató ayer el buen resultado de la restauración ambiental del río, entre lo que resalta una tasa de supervivencia de las plantas del 95%. Un hecho que augura un buen arraigo de este bosque de ribera en formación en el lugar.