Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

40 ANIVERSARIO DE ESTA FIESTA

El segundo desfile de Carnaval de Vinaròs hace vibrar de nuevo al público

La programación acaba mañana con el entierro de la sardina y el juicio a Carnestoltes

Los participantes en el desfile se divirtieron e hicieron vibrar a los asistentes FLORES

Vinarocenses y visitantes han disfrutado este domingo del segundo gran desfile del Carnaval de Vinaròs 2022, que llegará mañana a su fin con el entierro de la sardina y el juicio a Su Majestad Carnestoltes tras tres semanas de actividad. Las 31 comparsas han ofrecido un gran espectáculo, como ya lo hicieran el sábado, ante un público entregado aunque con menor asistencia que la jornada sabatina como suele ser habitual en el desfile del domingo.

Unos 4.000 comparseros, con sus respectivas reinas y reyes, y unas 60 carrozas han vuelto a tomar las calles de la capital del Baix Maestrat en una tarde noche espléndida. Las agrupaciones que priorizan las coreografías, como Locura, Esmuvi y la debutante Gent en dansa...i avant, han acaparado la atención los asistentes, especialmente en los dos sambódromos de la calle Sant Francesc y de la avenida Libertad, tramos que han contado con gradas y una iluminación especial. También vistosas han sido las agrupaciones más numerosas con predominio de la juventud y que han destacado por la alegría de sus integrantes, como Tot a orri, No en volem cap o Tot dins d’un got.

El acto ha comenzado a las 20.00 horas, una hora antes que el sábado, y ha completado el mismo recorrido que ha variado respecto a años anteriores, transcurriendo por calles más anchas para agilizar la marcha y que no hubiera problemas de evacuaciones en caso necesario.

El entierro de la sardina pondrá fin mañana por la tarde al Carnaval de Vinaròs, fiesta de interés turístico de la Comunitat Valenciana desde 2007, que ha alcanzado los 40 años tematizado en la Atlántida y que fue postergado por la situación sanitaria, ya que debía haberse celebrado en febrero y no en primavera. Esta edición se ha caracterizado por una meteorología benevolente, lo que ha permitido organizar y celebrar todos los eventos con una elevada participación. Tan solo hubo un día con presencia de lluvia que no impidió celebrar la carrera de disfraces ni la batalla del confeti. 

Compartir el artículo

stats