A finales de julio está previsto que la circulación quede abierta en el espectacular viaducto del barranco de la Bota, en la N-232 a su paso por el puerto de Querol, en el término municipal de Morella. Será entonces cuando esta infraestructura, en la que se habrán invertido casi 60 millones de euros en todos sus tramos, entre a formar parte de los viaductos más importantes de España. Una entrada directa en el top gracias a su casi medio kilómetro que servirá para acercar un poco más la capital de Els Ports con el resto de la provincia.

El viaducto de Morella, que se alza a una altura de 60 metros, se convertirá en uno de los más largos del país que se puede transitar con vehículos a motor de cuatro y dos ruedas, ya que sus 482 metros solo se ven superados por dos colosos arquitectónicos del norte de España como son los viaductos de Tragaparar, en Guipúzcoa (955 metros) y de Montabliz, en Cantabria (721 metros), este último el más alto de España con sus casi 200 metros verticales.

25

Galería: Los viaductos más imponentes de España, en imágenes Raül Badenes

Para encontrar viaductos de mayor longitud ya tenemos que fijarnos en los de uso ferroviario, como el construido sobre el río Ulla, en la provincia gallega de A Coruña, que sobrepasa los 1,6 kilómetros. En casi 900 metros se extiende el de Sant Baudili, en la provincia de Barcelona, mientras que en la Comunitat Valenciana se encuentra el viaducto ferroviario de Contreras, compartido con Castilla-La Mancha, otra obra faraónica de 587 metros.

Por detrás de los 482 metros del viaducto de Morella, una infraestructura clave para las comunicaciones entre la Comunitat Valenciana y Aragón y para el turismo que llegará a Castellón desde el norte de España, se encuentran otros también espectaculares como el de Les Foses (en Girona), o el de Los Tilos, en la isla canaria de La Palma, los dos por encima de los 350 metros, así como el ferroviario de Martín Gil, en la provincia de Zamora, muy similar en longitud al viaducto de La Bota.