Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL AYUNTAMIENTO TRABAJA PARA MEJORAR LA OFERTA ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE ABRIRLA PARA LA TEMPORADA ESTIVAL

Las exigencias de una empresa frenan la apertura este verano de la cafetería de Villa Elisa en Benicàssim

Las dos compañías que habían pujado en el proceso desisten y no optan a la gestión

El espacio que albergará el restaurante está situado en la parte trasera de la parcela, pero podrán poner terrazas. Eva Bellido

La licitación para la gestión de la cafetería de Villa Elisa queda de nuevo desierta en Benicàssim, por lo que alarga el proceso para prestar este servicio en el palacete, que prevén que no abrirá este verano. 

Dos empresas presentaron sus propuestas, concluido el plazo de presentación de ofertas, pero finalmente ninguna de ellas llevará adelante el proyecto. Y es que, al parecer, la compañía que estaba por delante en el concurso para regentar el restaurante pedía nuevas condiciones para hacerlo, como habilitar una barra en el exterior para atender de forma más rápida y cómoda las mesas del paseo marítimo.

El espacio que se ha preparado para albergar este bar es en la parte trasera de la parcela, detrás de la villa, por lo que los camareros deberán recorrer una distancia considerable para llegar al paseo, que será una de las terrazas con las que contará la cafetería.

Según explica la alcaldesa, las condiciones estaban claras y especificadas en los pliegos de licitación, por lo que no sería justo cambiarlas ahora tras sacarlas a concurso

decoration

Desde el Ayuntamiento consideran que las condiciones estaban claras y especificadas en los pliegos de licitación y que no sería justo cambiarlas ahora, ya que entonces quizás le hubiera interesado también a otros empresarios. 

La alcaldesa, Susana Marqués, señaló este jueves a Mediterráneo que trabajarán para fijar nuevas condiciones que faciliten la adjudicación de este servicio para el palacete, que tanta falta hace, además en una playa en la que escasean restaurantes, como es el Voramar.

El consistorio ya sacó la concesión de este bar-cafetería anteriormente, pero tras no obtener interés empresarial se mejoraron las condiciones para hacer la oferta más atractiva. Y es que tan solo hubo pujó en el proceso y finalmente también desistió.

Terrazas

Los últimos pliegos presentaban novedades como la retirada del 5% de la facturación bruta y la modificación de la colocación de mesas al aire libre. Permitían terraza en tres zonas, delante de la cafetería, en la parte frontal de la villa a la derecha mirando al mar y en el paseo marítimo, según explicó el concejal de Cultura, Javier Alonso.

La concesión era por 10 años ampliables anualmente por cinco años más, es decir, 15 en total. Y se valoraban cuestiones como la decoración, la gastronomía y los certificados ambientales y de calidad.

Por otro lado, Marqués afirma que continúan trabajando para llenar Villa Elisa de una actividad cultural de alto nivel durante todo el año, posicionándola de esta forma como referente socio-culturales en la provincia, como ahora con la exposición de Barceló. 

Compartir el artículo

stats