Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reclaman que deberían facilitarles un protocolo de actuación como el que tienen para la sarna

La falta de información del Consell sobre el virus mortal que portan las cabras y los jabalís indigna en Els Ports

Ganaderos y cazadores no entienden por qué no han reaccionado a un informe de hace ocho meses

Imagen de archivo de un estudio de campo de veterinarios del CEU Cardenal Herrera de València en Els Ports. Mediterráneo

En Els Ports no entienden cómo puede existir un informe veterinario que ha constatado, a través de una investigación serológica, que más del 96% de las cabras hispánicas presentes en la comarca y el 25% de los jabalís son portadores del virus que provoca la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo --una enfermedad con una letalidad de hasta el 40% en humanos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)-- y nadie se haya puesto en contacto con ellos para informarles sobre cómo se debe actuar ante este riesgo potencial.

Ni ganaderos ni cazadores ni ayuntamientos saben nada y esperan información por parte de la Generalitat, que tiene en su poder las conclusiones de ese estudio desde septiembre del 2021. Consideran que deberían indicar ya cómo actuar para protegerse.

Julio Bayot, pastor en Ares, comenta que «nadie nos ha avisado de la existencia de esta enfermedad en los animales salvajes, ni del método de transmisión ni de ningún protocolo para prevenirnos». Resulta relevante resaltar que los veterinarios advierten que debería hacerse un estudio para animales domésticos --vacas, ovejas... (ungulados)--, para tener bien documentada la incidencia.

Igual de sorprendido está Joan Boix, ganadero en la masía Torre Miró en Morella: «Que hay sarna lo sabemos porque encontramos cabras muertas a decenas por el monte, pero de esta enfermedad nadie nos ha informado». Joan Sorribes, masovero en Cinctorres, precisa: «Lo poco que sabemos es la información que compartimos con los cazadores».

En consecuencia, los ganaderos, que se consideran «los más expuestos», no entienden como «en más de medio año nadie ha dado la voz de alarma de forma oficial», lamentan.

Protocolos en marcha

Los cazadores, habituados a relacionarse con otra enfermedad, la sarna, también están sorprendidos por la falta de información sobre este virus. Jorge Querol, portavoz de los cazadores de Morella, explica: «Nos formaron para tratar con animales afectados de sarna, tenemos un protocolo de actuación y sabemos cómo manipularlos, pero desconocemos si debemos seguir actuando igual con el virus de la Crimea-Congo».

Quienes conviven a diario con animales tienen ahora muchas dudas y esperan respuestas. 

La mejor prevención, «sensibilizar»

El contagio en personas puede producirse por dos vías: la picadura de la garrapata que lo transmite (Hyalomma) y la manipulación de los animales infectados «por estrecho contacto con sangre o secreciones infectadas, por ejemplo durante la matanza o el faenado sin la pertinente protección», según concreta el Informe CCHFV en ungulados silvestres de la Comunitat, realizado por el grupo de investigación SAIGAS de la Facultad de Veterinaria del CEU Cardenal Herrera. 

La OMS confirma que no existe una vacuna para humanos, razón por la cual, para la prevención de contagios, aconseja «sensibilizar sobre los factores de riesgo y la educación de la población acerca de las medidas que pueden adoptarse para reducir la expansión». Es decir, hay que informar.

La preocupación de los responsables políticos en la comarca castellonense estriba en que, a día de hoy, no se ha hecho nada de eso, a pesar de haberse confirmado la presencia del virus en Els Ports. El concejal de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Morella, Joel Pascual, precisó: «En el Ayuntamiento tenemos pleno conocimiento de la situación con respecto al protocolo de sarna en las cabras, pero de este virus Crimea-Congo no se nos ha informado de nada». En el mismo sentido reacciona el alcalde de Todolella, Javier Querol, que manifiesta: «Esperamos información y que no pase nada a ningún vecino. Somos muchos los que trabajamos con animales».


Compartir el artículo

stats