Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo montarán en la arena mientras duren los trámites y defienden su impacto turístico

Orpesa peleará por mantener el columpio de la playa de la Concha en el agua

El Ayuntamiento no descarta llevar a juicio a Costas si no prospera el recurso de alzada

El balancín atrajo a turistas para hacerse fotos y publicarlas en redes sociales. Mediterráneo

Orpesa no tira la toalla y peleará por mantener su columpio de la playa de la Concha en el agua, pionero en España, por su fuerte impacto turístico. La alcaldesa, Araceli de Moya, afirma que trabajan para recurrir la resolución de Costas, que ahora no autoriza su instalación, pese a haberlo permitido en el 2021 y ser un éxito.

El Ayuntamiento reclamará su colocación en el agua primero por la vía administrativa, con la presentación de un recurso de alzada. Y si no prospera, llevará el tema a los tribunales, por lo contencioso, al entender que la decisión del Gobierno carece de fundamento, ya que no molesta ni conlleva ningún daño al medio marino, según han justificado con todos los informes requeridos por el servicio provincial de Costas. 

El Ministerio para la Transición Ecológica alega, a preguntas de este periódico, que el balancín en cuestión no está autorizado «al interferir su ubicación con los usos comunes a los que debe destinarse el mar con carácter general, según establece la ley de Costas. Esto es, bañarse, navegar, embarcar y desembarcar, varar, pescar, coger plantas y mariscos y otros actos semejantes». «Asimismo, únicamente se puede permitir su ocupación con aquellas instalaciones que por su naturaleza no puedan tener otra ubicación, lo que no queda acreditado», dicen.

Según Costas, la ubicación del columpio "interfiere con los usos comunes a los que debe destinarse el mar con carácter general, como bañarse, navegar, varar, pescar o coger plantas y mariscos"

decoration

Sin embargo, desde el consistorio consideran que la realidad es que «no quieren abrir ese melón ante la avalancha de solicitudes que se les venía encima y han cortado por lo sano», indica De Moya.

«Cuando lo pusimos la temporada pasada fue el primer columpio acuático de España y generó mucho revuelo e interés de otros municipios turísticos, como Peñíscola, Gandia, Dénia o Benidorm», recalca la alcaldesa.

"Conciliar el medio ambiente con el turismo"

La munícipe cree que puede justificarse su instalación en el agua y «conciliar el medio ambiente con el impacto turístico». Y señala que el retorno solamente en publicidad es muy grande con la inversión que supuso el balancín de bambú con 10.000 euros.

El columpio atrajo a numerosos turistas, que lo utilizaban para hacerse fotografías y publicarlas en sus redes sociales, mediante la etiqueta #OropesaDelMar. Mientras se resuelve el asunto, el consistorio ha presentado una alternativa para ubicarlo en la arena. 

Compartir el artículo

stats