Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROYECTO EDUCATIVO CONJUNTO

Un aula de Nules, convertida en granja en la que nacen pollitos

El IES Gilabert de Centelles y el CEIP Lope de Vega buscan recuperar las gallinas autóctonas

El IES de Nules y el CEIP Lope de Vega han colaborado en un proyecto que ya ha dado sus frutos. MIRA

La colaboración enriquece la educación. Esta es la máxima no escrita de uno de los proyectos de innovación que están desarrollando de forma conjunta el IES Gilabert de Centelles y el CEIP Lope de Vega de Nules. 

El punto de partida es que los alumnos del módulo de Ganadería Ecológica del instituto puedan trabajar con gallinas autóctonas valencianas ahora en peligro de extinción: las razas Chulilla, Alicantina y del Maestrat (de esta última, en la actualidad, solo quedan 40 ejemplares propiedad de un único criador).

Los pequeños han podido comprobar la evolución y crecimiento dentro del huevo. MIRA

Podrían haberse conformado con desarrollar el programa en las instalaciones del centro, pero la docencia está cambiando. El CEIP Lope de Vega cuenta con un proyecto medio ambiental muy potente que ha trascendido los muros del colegio e incluso ha recibido premios como los EAR de Educación Ambiental concedido por la Generalitat valenciana

La idea que germinó de la voluntad colaborativa de ambas partes fue acercar a alumnos de infantil el trabajo de estudiantes de un módulo profesional. Se pusieron en marcha y cundió la motivación. El aula se convirtió en una granja a escala donde crearon una incubadora artesanal en la que, durante algo más de 20 días, los pequeños pudieron comprobar al detalle cómo dentro de esos huevos tan comunes en sus casas comenzaba a crearse un ser vivo.

«Han podido ver el desarrollo del embrión, han escuchado el latido del corazón y han ido viéndolo crecer», explica el profesor del IES responsable del proyecto, Paco García. Hasta que la semana pasada los cascarones empezaron a eclosionar y de su interior salieron los pollitos que, en cuestión de una semana, irán a la granja del instituto para su cría.

Paco García, profesor del IES, en una sesión en el colegio. MIRA

En parte, esta iniciativa se inspira en la idea original de Tamara Lorente, maestra de la Vall d’Uixó creadora de Rompiendo el cascarón, quien asegura que son los primeros centros de Castellón en acogerse a una idea que «se está extendiendo a otras comunidades autónomas». 

Sumar. El resumen de esta historia. Sumar para educar. 

Compartir el artículo

stats