Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las multas por no limpiar las piscinas van desde los 750 hasta los 3.000 euros

Vecinos de Benicàssim avisan de focos de mosquitos en piscinas de urbanizaciones de montaña

Denuncian la proliferación de acumulaciones de agua en estos espacios ante la falta de mantenimiento

La limpieza y conservación de piscinas es fundamental para evitar los mosquitos. Mediterráneo

Vecinos de las urbanizaciones de montaña de Benicàssim advierten de la presencia de focos de mosquitos por la acumulación de agua estancada, principalmente en piscinas sin mantenimiento.

La localidad cuenta con un gran número de viviendas particulares con piscinas, tanto en las zonas más próximas a las playas como en otras más montañosas, como es el caso de Montemolino, Montornés, Las Palmas, la Parreta o El Refugio, donde si no se llevan a cabo unas tareas constantes de conservación y cuidado del agua, son puntos propensos a la proliferación de estos insectos.

Residentes en estas zonas se han puesto en contacto con Mediterráneo para denunciar su situación: «No podemos disfrutar apenas del jardín y de estar al aire libre por la irresponsabilidad de algunos vecinos, que debido a que llevan tiempo sin usar ni habitar estas casas, no mantienen las piscinas, cuando es una obligación».

«Nos llama la atención que sí que envían trabajadores para ocuparse del jardín y otras tareas de mantenimiento de la vivienda, pero, sin embargo, no de la piscina», lamentos vecinos de estas áreas.

Inspecciones

"No podemos disfrutar apenas del jardín y de estar al aire libre por la irresponsabilidad de algunos vecinos, que como llevan tiempo sin usar ni habitar estas casas, no mantienen las piscinas, cuando es una obligación"

decoration

No obstante, esta época es en la que la mayoría de habitantes pone en funcionamiento sus instalaciones para prepararlas para el baño durante el verano, por lo que el problema va disminuyendo, a excepción de unos pocos casos. Sin embargo, la obligación de mantenerla en buen estado es durante todo el año.

Desde el Ayuntamiento explican que «si hay quejas, se manda inspección para la que la realice la empresa contratada». «Si no existe posibilidad de contactar, el mismo día, con el titular de la vivienda, se remite un escrito en el que se le informa de la obligación del mantenimiento, bien realizando el tratamiento correspondiente o bien el vaciado de la misma», detallan. «En el caso de que hiciera caso omiso, se le incoaría un procedimiento sancionador para la prevención y el control del mosquito tigre», dicen desde el consistorio.

La normativa incluye sanciones que van desde los 750 euros por una infracción que sea leve, hasta 1.500 por una grave y 3.000 si se considera muy grave. 

Compartir el artículo

stats