Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pleno escenificará al mediodía el relevo en la alcaldía si sale adelante la moción

Moción de censura en la Vilavella: el PSOE y el tránsfuga del PP votan hoy el cambio de gobierno

Zaragoza pasará de ser edil con el PP e IxLV a asumir un cargo con los socialistas

De prosperar la moción de censura, Sebastià Roglà (PSPV-PSOE) será el nuevo alcalde. Mònica Mira

Con toda probabilidad, como ya sucediera en el verano del año 2019, la expectación será máxima este martes en la Vilavella --un pueblo de nuevo dividido entre quienes están a favor o en contra de los pactos alcanzados por sus representantes municipales-- a la espera de saber qué sucederá con la moción de censura que el PSOE local y el tránsfuga del PP, Abelardo Zaragoza, plantearon por primera vez a principios de este mes, iniciando así un esperpéntico episodio político que, a día de hoy, al menos hasta que se produzca la votación, aún está por acabar. 

El interrogante principal es si quien ha gobernado los últimos tres años con PP e Independents per la Vilavella (IxLV) apoyará o no otro cambio de gobierno en su pueblo. Se sabrá en el pleno convocado hoy al mediodía.

Claro caso de transfuguismo

Falta menos de un año para las elecciones, pero el PSPV-PSOE de la Vilavella, con el apoyo de la ejecutiva provincial, ha considerado que este era el momento adecuado para forzar un cambio en la alcaldía que, de prosperar el acuerdo, asumirá el socialista Sebastià Roglà. 

Para lograr su propósito, no han dudado en buscar el respaldo de quien no se presentó en el pleno de investidura para frustrar el pacto de gobierno entre PP (de quien era candidato) e IxLV, y que un mes después propició el relevo en la alcaldía precisamente con esos mismos partidos, con los que ha gobernado hasta ahora.

A pesar de que el PSOE suscribe el pacto nacional antitransfuguismo, niegan que en este caso estén vulnerando sus principios básicos porque no consideran que lo que ha hecho Abelardo Zaragoza sea un cambio de chaqueta. 

Para fundamentar su posicionamiento, defienden que nunca ha formado parte del grupo municipal del Partido Popular y que firmó un documento renunciando expresamente, pero obvian el hecho de que llegó al Ayuntamiento elegido por los votantes del PP y que fue expulsado de este partido y pasó directamente al grupo de no adscritos --como corresponde a su condición tal y como recoge el pacto antitransfuguismo-- al no personarse en la investidura y facilitar la elección del alcalde socialista Manel Martínez (que dimitió un mes después).

Tampoco consideran relevante que los últimos tres años haya tenido responsabilidades de gobierno con quienes, previsiblemente, acabarán la legislatura en la oposición.

De izquierda a derecha, Abelardo Zaragoza (concejal tránsfuga del PP), Sebastià Roglà (portavoz del PSOE) y Carmen Navarro (actual alcaldesa independiente). Mediterráneo

Zaragoza no ha dado explicaciones sobre su estrategia, ya que al menos hasta ahora no ha querido responder a las preguntas de Mediterráneo. El PSOE sí que las dio. Después del rocambolesco episodio de las mociones mal presentadas (hasta dos veces) llegando incluso a proponer al tránsfuga como alcalde firmado ante un notario, adujeron falta de experiencia en este tipo de trámites.

Los socialistas de la Vilavella ven legítimo que un edil que hasta hace unos días gobernaba con PP e IxLV ahora, con toda probabilidad, pase a asumir alguna concejalía de su lado porque, según dicen, no incumplen ninguna ley. 

Compartir el artículo

stats