Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL AYUNTAMIENTO CAMBIA LA ORDENANZA DEL CAMPOSANTO

Nules detecta «mil nichos vacíos» en la parte vieja del cementerio

Un factor que explica la sorprendente cifra es el traslado de muertos a la zona nueva del recinto

El Ayuntamiento de Nules se quedará con la concesión de los nichos vacíos en la parte antigua del cementerio municipal. MÒNICA MIRA

El cementerio de Nules prácticamente no tiene espacio libre. Las ampliaciones son constantes año tras año, por razones obvias, pero el Ayuntamiento ha detectado una incidencia sorprendente: «en la parte más antigua de estas instalaciones hay casi mil nichos vacíos», afirma el alcalde, David García, pese a que sus titulares están fallecidos. Una situación que con la nueva ordenanza que regula el uso del camposanto quieren subsanar para poner una solución más acorde a los tiempos y las necesidades que tiene el municipio.

Esta circunstancia es consecuencia de una regulación del cementerio antigua y que respondía a los usos tradicionales, aunque no adaptados a la nueva normativa en esta materia, como detalla el primer edil, quien también recuerda que «han sido varios los intentos de adaptar la ordenanza, aunque no ha sido algo sencillo».

Propiedad 'a perpetuidad'

Una de las condiciones permitidas hasta ahora en el cementerio de Nules, pero que ha llegado a su fin, ha sido la propiedad sobre los nichos «a perpetuidad». Las concesiones se establecen por 75 años renovables por los descendientes, por una cuestión «legal», según precisa García, porque «como cualquier otro espacio público, no se pueden dar concesiones por más de ese tiempo». En Nules se permitía «por costumbre», pero se hacía «sin conformidad legal».

Más llamativo resulta saber que alrededor de 1.000 sepulturas están sin uso, a pesar de que su legítimo propietario ha fallecido. El alcalde pone un ejemplo para que se entienda por qué sucede algo así. Un matrimonio tiene dos nichos en propiedad. Fallece primero el marido y le dan sepultura en su nicho. Años después, muere la mujer. Entonces, los hijos, como hay una zona nueva, deciden adquirir otro nicho porque les gusta más ese lugar. Y los dos anteriores, como son «de por vida» de sus padres, se quedan sin utilización.

El munícipe explica, que una vez identificados, el Ayuntamiento se hará con la titularidad de las concesiones para «darles un uso social, con bonificaciones del precio de hasta el 50% sobre los de nueva construcción, si nunca han estado ocupados, y del 75% si ha habido un traslado de los restos». Además, un mismo titular no podrá tener más de un nicho. 

Compartir el artículo

stats