La barrera recibe numerosos vehículos pese a ser lunes y desconocer la aplicación de la normativa

Primer día con el acceso restringido a los vehículos en la Serra d'Irta: solo 20 reservas para aparcar

La medida continuará hasta el 31 de agosto y este año servirá de prueba para consolidar la iniciativa

Un trabajador del parque natural examinó ayer, en el primer día en vigor de las restricciones, si los conductores tenían permiso para circular por la Serra d’Irta.

Un trabajador del parque natural examinó ayer, en el primer día en vigor de las restricciones, si los conductores tenían permiso para circular por la Serra d’Irta. / Juanfran Roca

Ir de Alcossebre a Peñíscola o viceversa, en coche o moto, por la carretera que cruza el parque natural de la Serra d’Irta y une estas dos localidades ya no es posible, tras entrar ayer en vigor la limitación puesta por la Generalitat para los vehículos a motor.

De las 85 plazas disponibles para aparcar en batería (es obligatorio guardar el sitio con antelación en la jornada anterior a la de la visita), solamente hubo 20 reservas en el primer día de restricciones: cuatro en Alcossebre y otras 14 en Peñíscola. De hecho, muchos conductores se enteraron ayer in situ de la norma al ver levantarse y bajarse las barreras, y solicitaron el teléfono (964 336 790) para reservar plaza en alguna cala. 

Unas barreras que, para controlar el acceso, han colocado estratégicamente en dos puntos. En Peñíscola están en la zona norte, antes de la Torre Badum; y en Alcossebre, tras pasar la Cala Blanca.

Han colocado barreras en dos puntos estratégicos del parque natural.

Han colocado barreras en dos puntos estratégicos del parque natural. / Juanfran Roca

De 9.00 a 18.30 horas

Las limitaciones de paso, controladas por personal del parque y de las que peatones, bicicletas y propietarios de terrenos quedan al margen, estarán activas hasta el 31 de agosto, en horario de 9.00 a 18.30 horas.  

La medida, como ya publicó hace unas semanas Mediterráneo, servirá como proyecto piloto para conocer el comportamiento de los usuarios y sus resultados permitirán mejorar o modificar la regla cara al futuro. Aquellos que quieran saltarse esta nueva norma se exponen a multas que pueden alcanzar hasta los 600.000 euros.

Muchos conductores se enteraron in situ de la puesta en vigor de la norma.

Muchos conductores se enteraron in situ de la puesta en vigor de la norma. / Juanfran Roca

La concejala de Turismo de Alcalà-Alcossebre, Selene Blázquez, que se personó ayer en el lugar donde se ubica la barrera que delimita el acceso de los coches y motos, aseguró que «lo que estaba pasando estos últimos años no se puede repetir». «Es un cambio y los cambios nunca sabes cómo los va a encajar la gente», dijo. En este tramo de la Serra d’Irta, el tráfico suele llegar a los 1.200 vehículos al día.

Un operario explica la nueva restricción a un conductor.

Un operario explica la nueva restricción a un conductor. / Juanfran Roca

Impacto sobre el medio ambiente

No en vano, este parque natural es uno de los mejores conservados de la zona mediterránea. Y es que, como dejó caer la edila, la gran afluencia de visitantes que acceden a las playas y las calas con vehículo a motor causan graves impactos sobre el ecosistema litoral de la Serra d’Irta, al generar gran cantidad de polvo que se deposita sobre la vegetación. 

También causan molestias a los visitantes que van caminando o en bicicleta y provocan la compactación del suelo y la pérdida de cubierta vegetal al estacionar fuera de las zonas habilitadas o la degradación del paisaje. Además, se producen efectos sobre la fauna, su distribución y comportamiento. La seguridad de los visitantes que se encuentran en la zona de la costa también puede verse afectada en el caso de ser necesario realizar un proceso de evacuación.  

Opinión de algunos de los visitantes al parque natural el primer día de restricciones.

Opinión de algunos de los visitantes al parque natural el primer día de restricciones. / Juanfran Roca

Así, aquellos propietarios de alguna finca, terreno o vivienda dentro de este parque natural tienen que acreditar a partir de ahora que son realmente los dueños o inquilinos a través del correo serra_irta@gva.es. Para ello, tienen que facilitar una copia simple de registro de la propiedad de la parcela, así como una relación de matrículas de los vehículos con los que van a acceder a su terreno.  

Suscríbete para seguir leyendo