El Ayuntamiento de l’Alcora ha finalizado en lo que va de año obras cuya inversión total suma más de 2,3 millones de euros, entre los que destacan intervenciones como la remodelación integral de una de las principales arterias de circulación del municipio, como es la calle Enrique Grangel Girona.

El alcalde, Samuel Falomir, destacó ayer que esta inversión, con un presupuesto que asciende a 850.000 euros, «es un ejemplo del urbanismo del siglo XXI» que están «impulsando y ha servido para mejorar la accesibilidad, la seguridad y las condiciones de circulación, tanto para los viandantes como para los vehículos».

APOYO PROVINCIAL / Otros dos importantes proyectos culminados en lo que va de primer semestre, financiados por la Diputación, son la ejecución de la última fase del parque de Emergencias y Protección Civil, y la creación de un parque infantil y mejora del paseo de la calle Júcar. Estas actuaciones, que suman alrededor de 700.000 euros, han mejorado «notablemente» una de las entradas a l’Alcora, reivindica el munícipe.

En la línea de recuperación y puesta en valor del patrimonio alcorino, han llevado a cabo la última fase de la rehabilitación del Castell de l’Alcalatén, un proyecto que asciende a los 300.000 euros y cuenta con una subvención del Ministerio de Movilidad, Transporte y Agenda Urbana a través del programa 1,5% cultural.

Entre las obras destacadas por Falomir también están los 62.000 euros destinados al paraje de San Vicente o la ejecución de las inversiones subvencionadas por el Ivace (400.000 euros) en el polígono industrial Foies Ferraes.