Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CÍTRICOS SOLO EL 50% ASEGURA

El 90% de los agricultores no tiene seguro para protegerse de los jabalís

Todas las pólizas, hasta con mínimas coberturas, cubren los daños provocados por fauna silvestre, el inconveniente es que debe probarse un 20% de perjuicio en el campo para que indemnicen

Imagen de archivo de un huerto de clemenules afectado por los daños provocados por jabalís. MANOLO NEBOT

Sobre el papel, todas las pólizas agrarias, hasta las que incluyen las coberturas mínimas, contemplan compensaciones por daños provocados por fauna silvestre. Así lo confirma Laura Palacios, técnica del área de seguros de la Unió de Llauradors i Ramaders. A partir de esa premisa, se entiende que los agricultores que están siendo víctimas de la superpoblación y la voracidad de los jabalís podrían estar menos expuestos a sus consecuencias si tuvieran un seguro. El problema es que, según da a conocer Palacios, solo la mitad de las producciones de cítricos están aseguradas. En el caso de las hortalizas y verduras, esa cifra oscila entre el 10 y el 15%.

Con un 90% de agricultores sin seguro, que los puercos salvajes campen a sus anchas por la provincia supone una exposición y vulnerabilidad evidentes, razón por la que los expertos aconsejan la contratación de una póliza que, al mismo tiempo, les protegerá contra otras de las amenazas a las que deben hacer frente al tener su sustento a la intemperie.

Los agricultores no aseguran porque no les salen las cuentas. Asumir el riesgo y fiar su destino a la suerte es la consecuencia de que las cifras que anotan en la casilla del debe no dejan de ascender mientras las del haber menguan sin freno. Y así las cosas, las soluciones al incremento de los destrozos de los jabalís que vienen denunciando en el campo castellonense se asemejan a una verdadera quimera.

Los inconvenientes

Al profundizar en la contratación de un seguro para blindar la producción agrícola de los ataques de animales aparece una condición que se podría entenden como una razón de peso para disuadir a los afectados. Laura Palacios detalla que para que la póliza cubra los daños ha de quedar probado «un perjuicio superior al 20% en la parcela afectada»

¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, si los jabalís (o cualquier otro animal salvaje) acaban con el 18% de la producción, no hay indemnización. En el caso de que los destrozos afecten al 24%, cobrarán por el 4% de diferencia. Una cobertura a todas luces insuficiente cuando se trata de jabalís, porque sus incursiones, por regla general, se producen de manera repetida, pero distanciada en el tiempo.

Y ese es el problema, según Palacios, «cuantificar en el tiempo y es más difícil en los cultivos leñosos, como los cítricos, que en las hortalizas». Razón por la que desde el colectivo reivindican la ampliación de coberturas y reducir el porcentaje de afección, «pero el Ministerio no quiere bajar, porque supone que el precio del seguro subirá y, por lo tanto, también subirá el porcentaje de la subvención que deberán aportar». Porque los seguros agrarios están subvencionados hasta un 65%, dependiendo del perfil del solicitante.

Pero la advertencia de esta experta es clara. Si no hay seguro, tampoco habrán ayudas ante determinados daños «y el Consorcio de Seguros tampoco pagaría», porque como la Administración ya subvenciona las pólizas, descartan conceder ayudas al margen. 

Pocos seguros en la ganadería

La situación que vive la agricultura en Castellón difiere poco de la que se produce dentro del sector de la ganadería por lo que respecta a la contratación de seguros que protejan sus explotaciones. Desde la Unió afirman que solo un 10% de los ganaderos castellonenses tienen asegurados sus animales contra los accidentes y contagios de enfermedades que se puedan producir.

Como en el caso agrícola, los ataques de fauna silvestre entran en todas las pólizas, independientemente de las coberturas firmadas. No sucede lo mismo con las enfermedades, para las que hace falta suscribir garantías adicionales. En el caso de Els Ports, con la amenaza de la sarna de las cabras hispánicas, sin seguro, no hay compensación para un animal enfermo y fallecido. 

Compartir el artículo

stats