Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portell da el testigo a Morella tras el Aplec del reencuentro

La organización hace un balance «muy positivo» y recalca el papel de los vecinos

Una manta morellana simbolizó el traspaso del testigo de Portell a Morella para organizar el Aplec dels Ports del próximo año.

Portell ha puesto ayer domingo el broche de oro a la 43ª edición del Aplec dels Ports por todo lo alto y cedió la llama del evento a Morella. Un testigo que han simbolizado con la entrega de una de las mantas típicas de la ciudad amurallada. Durante todo el fin de semana, el pequeño municipio, con solo 181 habitantes censados, ha congregado a miles de aplequers que no han querido perderse la fiesta por antonomasia del verano en la comarca.  

La comisión organizadora ha hecho en el último día un balance «muy positivo» del devenir del que ha sido el Aplec del reencuentro, tras dos años marcados por la pandemia. Las palabras de agradecimiento han sido para los voluntarios --unos 200-- que han hecho posible que el municipio volviera a entrar en la rueda de la fiesta, que no acogía desde hace 18 años.  

Solo falló el tiempo

Las únicas incidencias remarcables de las tres jornadas han sido las impuestas por la meteorología. La tarde del viernes ha destacado por una fuerte y breve tormenta que ha anegado los bancales dispuestos para el párking. La organización ha tenido que reaccionar con presteza para habilitar nuevas zonas de aparcamiento. La noche del sábado, de nuevo, una tormenta con rachas de viento ha complicado durante un par de horas el desarrollo de los conciertos.

Pero el tesón, las ganas y el trabajo bien hecho han sido ingredientes suficientes para sobreponerse a las inclemencias meteorológicas. Con todo, Albert Ferrer, miembro de la organización, señala a los vecinos y voluntarios como «grandes responsables del éxito». «Todo el pueblo se ha volcado, así es difícil fallar. Estamos muy agradecidos por todo el trabajo y buena vecindad que hemos hecho», ha indicado. 

El cierre ha estado marcado por la confirmación de que Morella será el escenario del Aplec dels Ports el próximo año y coge el relevo de Portell. Jóvenes del municipio han dado el paso adelante para ratificar esta responsabilidad en el acto de clausura. Previsiblemente, será el último fin de semana de julio, del entre los días 28 y 30. Será un verano de vértigo, ya que la capital comarcal celebra el próximo año el Anunci del Sexenni. Desde la futura comisión destacaron la ilusión con la que toman el reto y hacen ya un llamamiento entre los vecinos para reclutar voluntarios. 

Compartir el artículo

stats