Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Calvario de Eslida cumple 300 años

La ermita se consagró en 1722 y, desde entonces, su aspecto ha cambiado a lo largo de tres siglos

La restauración ha sacado a la luz las diferentes etapas del templo. M. A. SÁNCHEZ

Los vecinos de Eslida están de enhorabuena porque este año se cumplen 300 años de la construcción de la ermita del calvario, un templo dedicado al Santísimo Cristo. José Vicente Manzana, sacristán de la localidad, explica que «hay una edición que recoge los gozos de hace muchos años, donde dice que el calvario se empezó a construir el 24 de febrero de 1704 y que la ermita fue bendecida-consagrada el 5 de septiembre de 1722», por lo que cabe diferenciar el acceso con las estaciones del Vía Crucis de Jesús de la propia edificación religiosa. 

El edificio actual tiene poco que ver con el levantado hace tres siglos, del que solo se conserva la cúpula y concentra toda la decoración de más valor, dado que tanto los adornos de escayola denominados rocalla como los motivos de la pasión ubicados en las pechinas datan del siglo XVIII. 

A principios del siglo XX

La restauración ha sacado a la luz las diferentes intervenciones a lo largo de los años. Así, en el XIX se tiró el muro del arco de la derecha y se construyó una capilla dedicada a la Virgen de los Dolores. A principios del XX se hizo el techo, se puso una bóveda y se alzó otra capilla de manera simétrica y, además, se edificó el presbiterio actual, con la colocación de la urna del Cristo y la sacristía que da servicio a los diferentes servicios litúrgicos. 

El sacristán recordó que «la ermita no siempre ha tenido un Cristo, ya que la primera imagen de la que se tiene constancia se remonta a 1916, y fue obra del escultor, Pascual Amorós». 

Compartir el artículo

stats