Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SE PODRÁ VISITAR ANTES DE NAVIDAD

Morella reabrirá el convento de Sant Francesc ante la 'eternización' de las obras del Parador

Buscan aprovechar la riqueza del lugar ante la demora que acumula el proyecto del hotel

El convento de Sant Francesc era la antigua entrada al castillo y está cerrado al público por obras desde hace dos años. Javier Ortí

El Ayuntamiento de Morella recuperará antes de Navidad las visitas al emblemático convento de Sant Francesc ante la demora que arrastra la construcción del Parador Nacional de Turismo. Actualmente, el enclave lleva dos años cerrado al público por las catas arqueológicas que se hicieron como fase previa para edificar el hotel. 

En este sentido, el consistorio avanza que Turespaña ha licitado las obras para preparar los espacios de la antigua entrada al castillo, donde están el claustro, la iglesia y la relevante sala donde se representa la Dansa de la Mort --del siglo XV--, para que reciban otra vez a visitantes. Prevén que en octubre instalarán unas pasarelas y plataformas para hacer accesibles estos monumentos.

Eso sí, el bello patio del convento no será transitable, pero desde un pequeño balcón se podrá ver en su conjunto. Para posibilitar estas actuaciones, el Ayuntamiento ha rubricado un convenio con el Ministerio de Cultura y Turespaña. 

Ritmo lento

Por otro lado, la fase inicial necesaria para encarar el grueso de los trabajos del futuro Parador sigue sumando meses de retraso. «Sabemos que todo lo que implica este proyecto va más lento de lo que nos gustaría, pero continuamos dando pequeños pasos para su consecución», admite el alcalde, Rhamsés Ripollés

Cabe recordar que el convento de Sant Francesc será parte del futuro Parador de Turismo de Morella, una infraestructura hotelera que el municipio espera con ansia desde hace 20 años y que, por el momento, no tiene avances significativos. El plan para hacerlo realidad se anunció hace 20 años, en el 2002, y el Consejo de Ministros licitó las obras en 2009, con un presupuesto de 17,8 millones de euros, con la intención de arrancarlas en enero del 2010. 

Sin embargo, al calor de la crisis económica, el Gobierno de España decidió aparcar esta apuesta, pese a haber ejecutado un túnel sin salida por 4 millones de euros. También se han desarrollado procesos arqueológicos que, en valoración del primer edil, «han retrasado mucho la hoja de ruta». 

Con todo, no existe ninguna previsión ni fecha para iniciar la eterna construcción. El proyecto está en fase de redacción y no esperan novedades a corto plazo. 

Compartir el artículo

stats