Siete sillas gigantes para unir les Coves de Vinromà, la Torre d’en Doménec, Vilanova d’Alcolea, Benlloc, Vall d’Alba, Cabanes y Vilafamés. Son los siete municipios que forman parte de la asociación turística la Plana de l’Arc, que verán cómo en unas pocas semanas las tradicionales cadires d’estar a la fresca de toda la vida adquirirán más protagonismo que nunca al transformarse en imponentes esculturas al aire libre de cuatro metros de altura.

Se trata del último proyecto que ha ideado esta entidad intermunicipal para dinamizar estas siete poblaciones de la Plana Alta y potenciar su vertiente de «turismo sostenible y slow». Así lo explica Carlos Jiménez, una de las dos almas mater de photoAlquimia, el estudio de Madrid al que la asociación ha encomendado diseñar esta iniciativa tan singular que combina arte, tradición y arraigo por el territorio, denominada Via Set Cadires.

Los creadores han intentado que las sillas se coloquen en lugares especiales en medio de la naturaleza.

Un «símbolo identitario»

El germen de este proyecto surgió en abril, cuando sus dos artífices, Jiménez y Pilar Balsalobre, emprendieron un «viaje inspirativo» hacia este rincón de la provincia, en el que detectaron de primera mano la importancia de «la silla huertana». «Es un símbolo identitario de la zona y, al mismo tiempo, es un elemento que invita a parar y reflexionar, especialmente ahora en un contexto internacional tan loco», comentan desde el estudio.

El sábado 15 de octubre será la presentación del proyecto y la única vez en la que las siete mastodónticas sillas estén juntas en un mismo lugar

Con esa premisa, se pusieron manos a la obra y empezaron a fabricar las sillas, hechas por una carpintería de Valencia con «pino y cuerda de cáñamo natural».

Ahora se encuentran ya en la última fase del proyecto y solo falta elaborar los asientos. Una etapa que resultará la más participativa de todas, ya que serán los propios vecinos de los municipios implicados los que se encargarán del encordado, bajo la supervisión de un experto en estas lides, como es el maestro Tomeu Perelló, que ha venido a Castellón desde Mallorca.

Mapa con la ubicación de las siete sillas gigantes que instalarán en estos siete pueblos de Castellón.

Taller de arte colaborativo

El campamento base de este taller de arte colaborativo es la Casa de la Cultura de Cabanes, donde durante esta y la próxima semana rematarán la confección de las mastodónticas sillas a partir de 5.000 metros de maroma de barco procedente de Alicante. «Es una labor parecida al de una embarcación de vela, ya que al manejar tanta cuerda se requiere mucho trabajo en equipo», indica Jiménez.

Además de los vecinos de la zona, también ayudarán en las tareas gente llegada de «Valencia, Alicante, Murcia o Madrid». Tras descargar este lunes buena parte del material para el taller, la previsión es que las labores de encordado puedan empezar a buen ritmo a partir del jueves. «Al ser la primera vez que se vaya a encordar sillas de este tamaño, todo el proceso va a ser espontáneo, ya que nunca se ha hecho nada igual y no tenemos un ejemplo en el que basarnos como tal», apunta.

Otra recreación que da a entender el tamaño que tendrán las gigantes sillas.

El sábado 15 de octubre tendrá lugar la presentación en público en la Plaça dels Hostals de Cabanes y será la primera y única vez en la que las gigantes esculturas compartan espacio en un mismo sitio antes de que cada una vaya a su municipio.

«Se colocarán en lugares muy especiales, la mayoría alejados del casco urbano y enclavados en la naturaleza, cada una con inscripciones en latín, y permitirá a los pueblos de la Plana de l’Arc tener su Camino de Santiago en pequeñito y ofrecer otro tipo de turismo», aseguran desde photoAlquimia.