Las sillas gigantes que unirán los siete pueblos de la asociación de la Plana de l'Arc ya están en Castellón. Concretamente, este martes llegaron a Cabanes, uno de los municipios que contará con una de estas imponentes estructuras de cuatro metros de altura, y no dejaron indiferente a nadie al ser la primera vez que se dejan ver en público.

El presidente de esta asociación intermunicipal y alcalde de Benlloc, Àngel Ribés, y su gerente Alícia Puig, recibieron en Cabanes las siete sillas monumentales, cada una de un color, que coronarán cada pueblo que forma parte de la entidad a partir del 17 de octubre.

Así transportaron las sillas hasta llegar a Cabanes.

Como se aprecia en las imágenes, las estructuras ya están rematadas y solo les falta el asiento, que vecinos de los municipios de la zona empezarán a encordar esta semana en la Casa de la Cultura de Cabanes bajo la supervisión del maestro encordador Tomeu Perelló y los dos creadores del proyecto, Carlos Jiménez y Pilar Balsalobre, de photoAlquimia, un estudio de Madrid.

El tamaño de las sillas habla por sí solo.

El sábado 15 de octubre expondrán las siete sillas en la Plaça dels Hostals de Cabanes, con una jornada pública para poder disfrutar de las siete obras escultóricas, antes de que a partir del lunes 17, se separen y las instalen respectivamente en les Coves de Vinromàla Torre d’en DoménecVilanova d’AlcoleaBenllocVall d’AlbaCabanes y Vilafamés.

Cada silla tiene una inscripción en latín diferente.

Las sillas, esgrimen los responsables del proyecto, sirven como metáfora perfecta de lo que simboliza la esencia del pueblo: la vida de calle compartida con vecinos y vecinas.

Mapa con la ubicación de las siete sillas gigantes que instalarán en estos siete pueblos de Castellón.