Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA DOCENCIA QUE VA MÁS ALLÁ DE LOS LIBROS

Premio nacional de Educación a un proyecto de Nules de recuperar las gallinas autóctonas desde las aulas

El IES Gilabert de Centelles y el colegio Lope de Vega han recibido el primer premio de la Red Español de Aprendizaje Servicio del Ministerio

El profesor del ciclo formativo de Ganadería Ecológica en una de las sesiones que se desarrollaron en el colegio Lope de Vega.

Hablar de innovación y de volver a los orígenes pueden ser acciones contradictorias, pero no lo son cuando se habla de nuevos métodos educativos, en los que lo que se aprende en las aulas va más allá de lo escrito en los libros y en los currículos docentes. El propósito al final, con los sistemas tradicionales de enseñanza y las tendencias más actuales, es el mismo, que el alumnado aprenda, y en la iniciativa que llevaron a cabo de forma conjunta el IES Gilabert de Centelles y el CEIP Lope de Vega de Nules el curso pasado aprendieron mucho, tanto que han merecido un premio. Así lo ha considerado el Ministerio de Educación.

Juntos por la recuperación de la gallina del Maestrazgo es el nombre de la propuesta impulsada de manera conjunta, y que acaba de recibir el primer premio de aprendizaje servicio en la categoría de infantil y primaria concedido por el Ministerio y la editoral Edebé en la convocatoria de la Red Española de Aprendizaje Servicio, tal y como han difundido desde los dos centros.

El alumnado del Lope de Vega pudo comprobar cómo crece el embrión dentro del huevo.

La sencillez de la idea puede llamar la atención, pero es que muchas veces las cosas más simples desarrolladas con convicción son las más efectivas. Al frente del proyecto, el ciclo formativo de Ganadería Ecológica, con su profesor Paco García, y la maestra de infantil 5 años, Virginia Gavaldá. En el IES, los alumnos del mencionado módulo habían iniciado un proyecto para recuperar las gallinas autóctonas valencianas en peligro de extinción. En concreto las razas Chilla, Alicantina y la del Maestrat. Como destacó en su momento García, de estas últimas «solo quedan 40 ejemplares propiedad de un único criador». De por sí la propuesta ya tenía interés, pero quisieron ampliar los objetivos y se pusieron en contacto con el colegio Lope de Vega, donde llevan años impulsando un potente proyecto mediambiental.

El profesor Paco García en el aula de infantil P-5 del colegio Lope de Vega.

El aula de infantil se convirtió en una granja, para la que confeccionaron una incubadora artesanal en la que, durante 20 días, los alumnos de Gavaldá pudieron seguir la evolución en el crecimiento de los pollitos. Paco García destacó que pudieron ver «el desarrollo del embrión, escucharon el latido del corazón y lo vieron crecer», hasta que el huevo eclosionó y la vida se hizo patente. Virginia Gavaldá destacó la motivación de los más pequeños a la hora de cuidar a los pollitos, que acabaron trasladándose a la granja del IES, donde pudieron visitarlos.

Unos y otros pudieron aprender sobre el crecimiento de las gallinas, sobre la necesidad de preservar las razas que están desapareciendo, de muchas maneras, pero decidieron optar por la colaboración en un itinerario de ida y vuelta, porque juntos contribuyeron —y siguen haciéndolo— a poner el acento en que el medio natural está vivo y los seres humanos formamos parte de un todo que debería apostar por el equilibrio para garantizar su supervivencia.

Compartir el artículo

stats