Orpesa sigue inmersa en su semana de actividades para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que llega a sus actos centrales hoy, 25 de noviembre.

Los oropesinos se reunirán a las puertas del consistorio para participar en la cuarta edición de la Marcha Nocturna contra la Violencia de Género, con un recorrido de 2,5 kilómetros por el centro del municipio que estará precedido de la lectura del manifiesto y un micro abierto a la ciudadanía. El acto contará con la participación de representantes del instituto y vecinos de asociaciones.

La concejala de Igualdad, Micaela Bermúdez, espera que la ya tradicional marcha que la localidad celebra cada año por estas fechas, y con la que se tiñe de morado cada rincón del municipio, sea de lo más «multitudinaria». Y es que «el pueblo de Orpesa es un municipio que rechaza la violencia de género, por lo que tenemos que salir a la calle para alzar la voz contra esta lacra».

Por otro lado, la plaza Mayor acogerá mañana, a partir de las 10.30 horas, una de las novedades del programa de este año. Los más pequeños y jóvenes, junto con sus familiares, podrán sumarse a una gincana, que contará con diversas actividades para el público infantil y juvenil, así como acercarse al Punto de Amor. En la jornada familiar, a través de juego, se proyectarán valores como el buen trato y la igualdad. Todas estas acciones se complementan con los talleres de educación afectivo-sexual y de prevención de violencia de género que se desarrollan en los colegios y el instituto, así como las campañas de prevención organizadas con motivo de las fiestas patronales del municipio.

La edila de Igualdad, Micaela Bermúdez, con el cartel de la programación

Defensa

La programación especial también incluye un curso intensivo de defensa personal hasta el 30 de diciembre, que tendrá lugar en la sede de la asociación Aficrom, en horario de mañana; y en el polideportivo Carlos Taulé, para el grupo que se desarrolla por la tarde. 

Todas aquellas personas interesadas pueden inscribirse, a partir de los 12 años, a través del correo electrónico igualdad@oropesadelmar.es.

El programa de actividades de este año con motivo del 25-N arrancó el martes con una sesión de cinefórum, en la que se proyectará la película La habitación, a las 18.00 horas, en el salón de plenos del Ayuntamiento. Se trata de una cinta «muy dura con la queremos hacer visible la violencia sexual, sacudir conciencias entre la población y realizar un análisis», señala Bermúdez.

Bermúdez anima «a toda la ciudadanía a participar, pues hemos confeccionado una programación para todos los gustos y edades, así como para el público familiar».

El Ayuntamiento de Orpesa instaló durante las pasadas fiestas de octubre, que se celebran en honor a la Virgen de la Paciencia, puntos violeta, arcoíris y otro de salud sexual, a través de la Concejalía de Igualdad, en lo que fue la segunda campaña de Prevención de los Abusos y las Agresiones Sexuales en las Fiestas Patronales, bajo el lema Fiestas seguras para todas, de concienciación.

Marcha nocturna en Orpesa por el 25-N

Los puntos violeta y el arcoíris contaron con agentes de igualdad especializadas para informar a todos los interesados. Asimismo, los asistentes se sumaron a un photocall reivindicativo donde pudieron hacerse fotografías, que después compartieron a través de redes sociales etiquetando al Ayuntamiento de Orpesa y a la Concejalía de Igualdad. Además, se procedió al reparto de merchandising y unos cubre vasos protectores para evitar agresiones sexuales por sumisión química.

Durante estas fiestas patronales también se repartió, en las zonas que acogieron actividades de ocio, cartelería en la que se recoge un decálogo de buenas prácticas. Este tuvo como objetivo concienciar en la prevención de conductas de abuso o agresión hacia las mujeres y niñas o hacia las personas en función de su orientación sexual o identidad de género.

En este sentido, la concejala de Igualdad pidió la colaboración de toda la ciudadanía «para conseguir disfrutar de las fiestas dentro de los límites del civismo, lograr espacios seguros para las mujeres en los que el respeto y la tolerancia se imponga», así como para «desterrar actitudes homofóbicas».