El Ayuntamiento de Almassora ha concluido la reordenación de la plaza Santa Isabel para "incrementar la seguridad de los usuarios, en su mayoría menores, y así evitar riesgo de atropello en una zona utilizada como parque infantil", según fuentes municipales.

La reubicación de taxis, aparcamiento de vehículos, contenedores y señalización viaria forman parte una iniciativa activada desde el área de Territorio.

“Hemos reubicado las plazas de taxis para que sean más visibles y seguras tanto para los conductores como para quienes los utilizan y hemos despejado de vehículos el perímetro central de la plaza, siempre pensando en esas situaciones de riesgo tan frecuentes como niños que salen corriendo detrás de una pelota”, según la alcaldesa, Merche Galí.

Además, una medida adicional a las anteriores es la incorporación de un ceda el paso en la confluencia de la calle Trinidad para calmar el tráfico. Hasta la fecha, los vehículos que alcanzaban la plaza por esa vía tenían preferencia, situación que se corrige con la entrada en vigor de la nueva señalización.

De esta forma, afirman, el tráfico se ve obligado a reducir la velocidad a la altura de Santa Isabel, epicentro de reunión de familias.

La nueva disposición conecta con la reformada avenida Castelló dentro de la política municipal de mejora de accesos y salidas del municipio.

“Son puntos de mucho tráfico y nuestra carta de presentación para quienes nos visitan, por lo que reducir la velocidad y adecentarlos cumplen una doble función, como hicimos en su día en el bulevar San Jaime”, según las mismas fuentes.

Financiación europea

Tanto éste como la avenida Castelló cuentan con financiación al 50% de la Unión Europea a través de los fondos FEDER y se suman a la próxima eliminación del semáforo en la avenida de Borriana para favorecer la circulación en la confluencia con la Vila. El entorno cuenta también con la plaza de la Molineta, con más espacio de aparcamiento para suplir la peatonalización del entorno Bien de Interés Cultural (BIC).