Villores utiliza el agua de la piscina para el regadío y llenar balsas

Reaprovecharán el líquido sucio del año pasado y llenarán el recinto para la temporada estival 

La piscina de Villores que reaprovecharán y limpiarán.

La piscina de Villores que reaprovecharán y limpiarán. / Javier Ortí

La acuciante sequía que azota la provincia, muy palpable sobre todo en Els Ports, provoca que los municipios tiren de inventiva para aprovechar al máximo las existencias de agua. Es el caso de Villores, cuyo Ayuntamiento ha hecho un llamamiento a los vecinos para que aprovechen el agua sucia que queda en la piscina de la temporada veraniega del 2023. La idea del alcalde, Ivan Guimerà, es que el líquido que queda en la piscina no se eche a perder y sirva para el regadío. «Vamos a dar una segunda oportunidad a estas reservas de agua, para el regadío, para llenar balsas o para otras necesidades que puedan tener las explotaciones ganaderas», explica. 

Limpieza de la piscina

El objetivo del consistorio ahora es vaciar la piscina para su posterior limpieza y puesta en marcha. «Estamos en esta fase para después llenarla y abrir las instalaciones cara a los meses de verano», sostiene. Respecto a la situación hídrica de Villores, Guimerà explica que se abastecen a través del pozo de Sorita: «Afortunadamente no tenemos una situación tan crítica como otros municipios, pero la sequía general hace que todos tengamos que tomar consciencia y maximizar los recursos».

Pese a esta acción, la temporada de piscina no está en duda. Y es que el alcalde subraya la importancia económica del servicio, ya que «de alguna manera es el centro de la actividad en el pueblo durante el verano y una fuente de riqueza económica». Y señala la importancia que supone la zona de baño para los más pequeños: «Es un punto de juego y divertimento para los vecinos y veraneantes».