COSTES DE LA OBRA

Benicàssim aplaza la amortización de la desaladora con su nuevo convenio

La localidad costera renueva el uso del agua de la planta con unos tres millones de euros

La planta desaladora está ubicada entre los términos de Orpesa y Cabanes.

La planta desaladora está ubicada entre los términos de Orpesa y Cabanes. / Eva Bellido

Benicàssim vuelve a aplazar la amortización millonaria de la construcción de la desaladora de Orpesa-Cabanes con la renovación del último convenio, que fue aprobado por el pleno ordinario.

De esta forma, la localidad continuará retrasando el inicio de los pagos por la obra de esta infraestructura, que hipotecarían las arcas públicas con pagos de 700.000 euros anuales durante un periodo de 25 años. Desde un principio, la alcaldesa, Susana Marqués, reivindicó que continuas mociones y reclamaciones públicas que fuera el Estado el que sufragara este gasto, al ser un bien de interés general y al igual que hizo el Gobierno en otras comunidades autónomas como Cataluña.

La planta desaladora fue construida con vistas de futuro, ante el crecimiento urbanístico y poblacional de estas localidades para dar respuesta a una mayor necesidad de agua. Y en el caso de Benicàssim no se está haciendo uso de toda su capacidad, el municipio suministra a las viviendas un agua que es una mezcla de pozos y de la desaladora, algo que ya mejoró un poco su sabor.

Actualmente, ante la situación de sequía que se vive en muchas zonas y las necesidades hídricas de otros municipios, se está tramitando un consorcio provincial promovido por la Diputación de Castellón para repartir los costes de la obtención de agua en alta, entre todos los municipios de la provincia, con el objetivo de conseguir un precio uniforme del metro cúbico de agua para todos.

La intención también pasaría por repartir los gastos de la construcción de la infraestructura, por tanto, entre todos. Y mientras tanto se va retrasando el pago «porque aún se desconoce cuántos municipios participarán en la inversión», según explicaron fuentes municipales tras el pleno.

El precio del agua

El nuevo convenio de Acuamed, que fue aprobado recientemente, «es muy similar al que teníamos desde hace cinco años; básicamente varía el precio del término variable debido a las fluctuaciones del precio de la energía eléctrica en estos últimos años», según indicaron las mismas fuentes.

Los importes que dio el secretario en el pleno «son aproximados, pero oscilan entre los tres millones de euros y 3,5». «Empezamos con 3,1 millones de euros y va aumentando anualmente. El convenio provisional tiene una duración de tres años y contempla la compra de millón y medio de metros cúbicos de agua desalada anuales».

Por otro lado, la localidad también está pendiente de resolver otros temas muy importantes relacionados con el agua.

Una nueva depuradora

En cuanto al compromiso de la Generalitat para la construcción de una nueva depuradora en Benicàssim, este sigue adelante y su curso. El Consell anunció recientemente que ha destinado 484.000 euros para la redacción del proyecto de esta infraestructura, tan necesaria para el municipio.

La consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas, confirmó que el proceso de licitación está en marcha para atender «una demanda histórica» de esta localidad. Marqués reiteró que la actual depuradora, que data de 1995, se queda insuficiente para dar servicio a una población que roza los 100.000 habitantes en verano.

Contrato del agua

Y, además, el Ayuntamiento ultima la adjudicación de uno de los contratos más importantes de la historia, tras haber sacado a licitación la gestión del servicio del agua potable por 132 millones de euros con mejoras sustanciales para la localidad costera.

Suscríbete para seguir leyendo