La Vall d'Uixó recupera el quiosco de Sant Josep para dar servicio de bebidas

La gestión será pública y no privada, como sucedía hasta el momento en el que se cerró

Contratarán a personas inscritas en el Servei d’Ocupació local

El concejal de Turismo, Javier Ferreres, en el interior del quiosco que será acondicionado y reabierto.

El concejal de Turismo, Javier Ferreres, en el interior del quiosco que será acondicionado y reabierto. / Mònica Mira

El Ayuntamiento de la Vall d’Uixó y la empresa pública Emsevall (de la que depende la gestión del Paraje de Sant Josep) han decidido recuperar y poner en uso el quiosco ubicado junto a la pista de baile, para prestar servicio diario a los visitantes a partir de este verano.

Desde su puesta en marcha, en estas instalaciones se ofrecía servicio de hostelería a través de una concesión, pero como sucedió con la cafetería/restaurante que se encontraba en la piscina descubierta, al otro lado del río, el último contrato de adjudicación motivó su cierre, a pesar de encontrarse a escasos metros del segundo destino turístico de la provincia de Castellón por número de visitas.

Esta medida responde a la apuesta del equipo de gobierno por aprovechar al máximo el potencial del paraje, incluso cuando les Coves están cerradas. Por esa razón, como explica el concejal de Turismo y consejero delegado de Emsevall, Javier Ferreres, la intención es que el quiosco «abra todo el día, también en los horarios de tarde y noche, cuando está cerrada la oferta hostelera privada».

La carencia que se ha detectado y que ha motivado esta iniciativa municipal, es que «sobre todo en verano, organizamos muchas actividades al aire libre como las clases de zumba, las noches de baile y otros eventos puntuales, y la gente que se traslada al paraje no encuentra ningún lugar abierto donde poder comprar algo para beber». La intención es que se dedique a la venta de bebidas, helados y «alguna cosa para picar embolsada, porque no habrá cocina».

Acondicionamiento interior

Para que el quiosco pueda reabrirse en un par de semanas, el Ayuntamiento está acometiendo trabajos de adecuación del interior, con la sustitución de algunas conexiones eléctricas que estaban en mal estado y la adquisición de electrodomésticos como neveras y congeladores. Como durante el tiempo en que estuvo cerrado hacía funciones de almacén, han vaciado el interior y lo han limpiado.

El modelo de gestión de esta instalación también va a cambiar. El equipo de gobierno descarta la adjudicación, por lo que será pública. Para ello «vamos a contratar a personas paradas que estén inscritas en el Servei d’Ocupació Municipal», detalla Ferreres.

Esta reapertura es posible «después de que hayamos podido arreglar las consecuencias del contrato de explotación de la piscina de verano, que incluía este quiosco, otro empastre de la deficiente gestión de los gobiernos del PP». De hecho, una sentencia reconoció que adjudicaron la gestión pese a que las instalaciones cedidas no estaban en condiciones. 

Suscríbete para seguir leyendo