La riqueza de los cultivos frutícolas castellonenses va mucho más allá de los cítricos. Prueba de ello es la labor de la Cooperativa San Blas de la Salzadella, que comercializa cerca de 150.000 kilos anuales de las deliciosas y afamadas cerezas de la localidad, y que desde hace un lustro trabaja por llevar al mercado internacional.

El presidente, José Luis Vilar, recuerda que la entidad nació hace prácticamente un siglo y que desde entonces el principal esfuerzo de todos los miembros que han formado parte de la junta y sus socios ha ido encaminado al “reconocimiento de la calidad y características diferenciadoras de la cereza de La Salzadella, una de las más dulces del mercado”, señala.

cerca de 200 socios

Actualmente cerca de 200 socios forman parte de la cooperativa. Prácticamente todos los productores de cereza de la Salzadella y su entorno están integrados en San Blas que, clasifica y comercializa la fruta, y que en los últimos años ha realizado un gran esfuerzo por llevar su producto estrella al mercado internacional. “El 80% de nuestra producción se destina al mercado nacional, principalmente a la Comunitat Valenciana, pero en los últimos años hemos logrado introducirnos en el mercado europeo, con una presencia creciente en países como Inglaterra, Francia o Alemania”, explica el presidente, que ve en la exportación un reto para el sector. Una tarea complicada, ya que el incremento del tiempo en el transporte de la fruta y las exigencias de los consumidores del norte de Europa hacen que solo las mejores cerezas puedan penetrar en ese mercado.

Por ahora y a falta de medio año para la recolección del fruto, las perspectivas para esta campaña son positivas porque “el frío de estas semanas augura una buena floración y maduración del fruto, que nace con fuerza tras un invierno intenso”, explica Vilar. La vena se iniciará como es habitual en el mes de mayo, ya que las cerezas de la Salzadella son unas de las más tempranas de las que se comercializan en el ámbito nacional. Esta situación, sumada a la dulzura que le concede a la fruta el cultivo de secano, permite a los agricultores de la Salzadella competir con mayor tranquilidad con la fruta llegada de otros puntos, como Aragón.

fira de la salzadella

Además, la Cooperativa de San Blas ha trabajado en los últimos años por impulsar y tener una presencia destacada en la popular Fira de la Salzadella “donde las cerezas pueden venderse a un buen precio, justo para el productor y el comprador, sin necesidad de intermediarios”, explica el presidente. Hay que recordar que la feria ha contado con un importante impulso en los últimos años por parte de las administraciones como el Ayuntamiento o la Diputación, y se ha consolidado como un evento multitudinario al que acuden miles de visitantes para disfrutar de las deliciosas cerezas y los productos derivados que tradicionalmente se elaboran con ellas en el municipio. h