La millonésima carretilla contrapesada de Linde Material Handling salió de la línea de producción de la planta alemana a mediados de marzo rodeada de toda una escenografía pirotécnica. Un día después, la carretilla elevadora diésel de última generación, con una capacidad de carga de 3,5 toneladas y en cuya parte trasera habían firmado previamente todos los técnicos que participaron tanto en su ensamblaje como en su diseño, emprendió su viaje hacia la sede de Ventocar, concesionario de Linde Material Handling Ibérica para el área de Castellón. 

Fue la compañía especializada en el sector cerámico la encargada de hacer la entrega de la máquina a Colorobbia España, uno de los mayores fabricantes del mundo de fritas, pigmentos y otros productos para la industria cerámica y del vidrio. El acto oficial se realizó el 13 de abril, con la presencia de los máximos directivos de Colorobbia, Linde Material Handling Ibérica y Ventocar.

«Llevamos 24 años confiando en las carretillas industriales de la marca Linde y valoramos especialmente la facilidad de uso y la seguridad de los equipos», afirma Gonzalo Trilles de Castro, director general de Colorobbia España. Para él es igual de importante poder establecer una colaboración de confianza con un proveedor que comparta la filosofía de sostenibilidad, innovación y tecnología del fabricante de fritas y pigmentos. «Estos aspectos son una garantía de éxito a largo plazo que compartimos con nuestros clientes como ventaja competitiva». 

Asimismo, Ventura Fraile, gerente de Ventocar, revela que «es un honor contar con clientes con los que continuar creciendo de la mano y cuyo compromiso por la seguridad, el medio ambiente y la innovación sea un factor primordial».