El portavoz del Gobierno valenciano, Alejandro Font de Mora, aseguró ayer que el Consell llevará a cabo una "gestión eficaz" y una "reivindicación enérgica y justa" ante el nuevo Gobierno surgido de las elecciones generales del pasado 14 de marzo.

En la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, Font de Mora aseguró que el Gobierno valenciano quiere hacer expreso reconocimiento de la labor de los gobiernos de José María Aznar, que han tenido un "positivo impacto" en todos los ámbitos, como el empleo, bienestar, las infraestructuras y la generación de prosperidad y confianza.

Aseguró que eso ha permitido que la Comunidad Valenciana sea hoy, "sin ningún género de dudas", la que lidere las autonomías en nuestro país y sea una Comunidad "respetada y considerada" en Europa.

Ante esto, advirtió de que el Consell "no va a permitir" que se "quiebre" el impulso de la Comunidad Valenciana ni que su "fuerza de progresión se dilapide y se malbarate ese capital político en inversiones", en estrategias y en políticas económicas favorables a nuestra estructura económica.

Insistió en que el Gobierno valenciano no consentirá que "ésto se pierda ni que se ignore o se marginen los grandes proyectos" que beneficien a la Comunidad en un futuro inmediato, como leyes como la LOCE, que tienden a "mejorar aspectos esenciales de nuestra vida".

"FORTALEZA DEMOCRÁTICA" De esta forma, manifestó Font de Mora que, en el marco constitucional, van a ejercer con "fortaleza democrática" su papel de Gobierno autonómico.

Font de Mora afirmó que van a llevar a cabo, de forma pausada y tranquila, un "diagnóstico de los excesos verbales" cometidos por los socialistas en la campaña electoral, y advirtió de que acabó la hora de proponer y empieza la hora del dar.

El portavoz explicó que cada uno de los miembros del Consell ha hecho un "repaso exhaustivo" de las cuestiones que hay pendientes con el Gobierno central. Entre éstas figuran el trasvase Júcar-Vinalopó, el del Ebro y el PHN; las grandes infraestructuras ferroviarias y planes de carreteras, y las relaciones con la Administración sanitaria en atención a desplazados.