La Comunidad Valenciana verá incrementada la representación de sus intereses en la Unión Europea, tal como se acordó ayer en la Conferencia para Asuntos Relacionados con las Comunidades Europeas (CARCE), a la que asistió la consellera de Cooperación y Participación, Gema Amor.

La CARCE, celebrada en Madrid y presidida por el ministro Jordi Sevilla, ha servido, según Amor, para dar un paso más en el debate acerca de la representación de las comunidades autónomas en la UE. En esta línea, la consellera argumentó: "El Gobierno ha rectificado a tiempo para conseguir una mejor participación de las autonomías en el seno de la UE y en concreto en el consejo de ministros".

Para consolidar este paso adelante, ha sido clave, según Amor, la supresión del sistema de rotación, propuesto por el Gobierno para que la representación de las autonomías se estableciera de forma rotativa. "El Gobierno ha aceptado nuestra propuesta y serán las propias comunidades en el seno de las conferencias sectoriales las que decidan por consenso y en función de la materia, qué comunidad ostentará la delegación autonómica en el consejo de ministros", indicó.

En ese sentido, la consellera destacó que "se ha descartado un sinsentido, ya que los valencianos no podemos consentir que comunidades como Cataluña o Aragón defiendan en Europa materias vitales para nuestra Comunidad como es el agua. Además se podría dar el caso que en propuestas y reformas importantes como la de la OCM de frutas y hortalizas fuera por ejemplo Madrid la que defendiera el tema", añadió.

Por otra parte, el ministro Sevilla negó que se haya planteado dotar de mayor representación a las comunidades con lengua propia, lo que, según Amor, supone una "desautorización expresa al ministro Moratinos", quien había anunciado esta medida. En cualquier caso, la consellera de Cooperación matizó que la propuesta no habría sido aceptada. "No queremos un trato diferenciado por estas cuestiones", explicó Amor.