José Tomás aseguró que en la tienda de ropa “todos sabían que el que pagaba era Pablo Crespo”, de modo que las prendas encargadas para Camps, Costa, Rafael Betoret, Víctor Campos y Pedro García se anotaban en su cuenta. “Todo se consideraba Comunidad Valenciana”, apuntó. “Yo tomé medidas a Camps en noviembre del 2005 por primera vez. Jamás ha consentido que nadie le hiciera nada sin estar yo presente”, relató Tomás, quien explicó que uno de los primeros encargos del expresidente correspondió a tres americanas “muy marcadas” que en principio no se “atrevió” a ponerse. “Pérez y yo le convencimos de que estaban a la moda, se las entallamos y luego me llamó para decirme que había sido un éxito”.