El PP cerró ayer definitivamente la comisión de investigación sobre Emarsa, seis meses después de aprobarse y tras siete reuniones, con la aprobación en solitario en el pleno de Les Corts del dictamen con las conclusiones que este grupo ha redactado y que atribuye la responsabilidad del agujero económico de más de 25 millones de euros a los gestores de la empresa Emarsa, encargada de la gestión de la depuradora de Pinedo: Enrique Crespo, Esteban Cuesta y Enrique Arnal --presidente, gerente y director financiero, respectivamente--. También descartan responsabilidades fuera de la gestión directa de la empresa. Los grupos de la oposición coincidieron en señalar que el PP, con estas conclusiones, están cerrando “en falso” una comisión en la que los populares “han ocultado información y han obstaculizado la investigación” al impedir la comparecencia de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente de Les Corts, Juan Cotino, este último en su etapa en el Consell. H