El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, quiso defender ayer en Les Corts Valencianes el aeropuerto de Castellón y convirtió su parlamento en una nueva salida de tono que dejó sin palabras y con mucho malestar a la bancada de los populares.

El también diputado autonómico estaba en la tribuna de oradores replicando una enmienda de Esquerra Unida sobre financiación local cuando dijo que a él, si fuera castellonense, le daría “vergüenza” criticar una instalación como la de Vilanova d’Alcolea. Sin que ese fuera el tema del debate, continuó hablando y añadió: “Ya habrá aviones, y si no, lo haremos de globos”. Tras estas palabras, le tocó el turno de intervenció a Josep Maria Pañella, parlamentario de Compromís, quien siguió hablando del malgasto en algunas administraciones, como las diputaciones, y aprovechó la intervención de Rus para criticar el coste de construcción del aeropuerto y el mantenimiento del mismo.

Minutos después fue el diputado del PSPV-PSOE Óscar Tena quien decidió incorporar a su discurso el elemento del aeropuerto. El socialista castellonense se refirió a esta infraestructura cuando en su intervención para presentar una enmienda de su grupo señaló que “no es posible que las diputaciones se dediquen a hacer aeropuertos peatonales cuando hay municipios que necesitan su ayuda de forma urgente”.

Ya no hubo ninguna palabra más en el hemiciclo respecto al aeropuerto, pero las palabras siguieron resonando en el Parlamento hasta que acabó la sesión. Varios diputados del PP no ocultaron su malestar por la frase de Rus al entender que esta infraestructura ya está siendo objeto de burla por parte de algunos sectores y, por tanto, entienden que no se debería propiciar --y mucho menos desde el propio partido-- manifestaciones que puedan provocar comentarios de este tipo.

Por su parte, el portavoz del Bloc en la Diputación, Enric Nomdedéu, solicitó al presidente de la corporación, Javier Moliner, que exija a su homólogo de Valencia una “rectificación inmediata” tras su “inaceptable” intervención en Les Corts. Para Nomdedéu, es “una falta de respeto a los castellonenses, que se han visto obligados a pagar con sus impuestos este proyecto”. H