El Consell, ya encaminada la política de ajustes para reducir el déficit, abordó ayer de lleno la siguiente fase: medidas para estimular la economía. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, junto al conseller de Economía, Máximo Buch, presentó en el Palau a empresarios de toda la Comunitat, incluidos los de Castellón, los detalles del plan de incentivos por el que podrán optar a 155 millones de euros en ayudas, a cambio de crear empleo, pues “no será un cheque en blanco”, dijo Fabra.

De los 155,4 millones, un total de 20 serán para emprendedores; 78,1 para innovación y competitividad; 16,5 para internacionalización y 40,8 para financiación. “Es el reparto que mejores resultados puede dar. El objetivo es que la Comunitat sea de nuevo uno de los territorios más prósperos y con mayor calidad de vida del Mediterráneo”, apuntó Buch.

CONTRATO VINCULANTE // El programa pretende hacer hincapié en estimular cada fase empresarial --nacimiento, crecimiento, consolidación y expansión-- y ser “un compromiso” y un “reto”, cara al futuro. “No es un cheque en blanco, sino un contrato vinculante con la sociedad y las empresas para crear empleo y prosperidad”, y así sustentar el Estado del Bienestar, recalcó Fabra. “Por cada empleo industrial creado en la Comunitat, se crean otros seis inducidos y por cada euro destinado al fomento del consumo, interior y exterior, se activan 40 por empresa”, recalcó. Por ello, instó a los empresarios a aprovechar los incentivos y generar proyectos que “multipliquen” la actividad. “Lo que la Administración pone al servicio de la sociedad debe tener un retorno”, incidió.

En cuanto a los objetivos se busca: lograr un 10% más de empresas innovadoras; elevar un 15% la participación de pymes en la I+D+i nacional y europea; incorporar a 100 nuevos investigadores en pymes para proyectos de I+D+i; llegar a 1.500 solicitudes de protección de patentes y de marcas; disminuir un 1,5% el consumo energético por unidad de PIB; modernizar 1.500 nuevos puntos de pyme comerciales; elevar un 5% las empresas exportadoras y conseguir facilitar más las exportaciones regionales.

Para 2012 contempla medidas dirigidas a reactivar la industria, modernizar el comercio, apoyar a emprendedores, impulsar la I+D+i, aumentar la eficiencia energética, potenciar la internacionalización y mejorar la financiación de pymes. Además, se estructura en cuatro ejes directores: emprendedores, innovación y competitividad, internacionalización y financiación.

Por su parte, el conseller citó como principios “simplificar” la gestión para eliminar trámites innecesarios y fomentar la actividad; la “complementariedad” de políticas nacionales y europeas y público-privadas para “sumar para multiplicar”; “adaptabilidad” para “flexibilizar la situación”; “la concurrencia competitiva”, para destinar más a quienes más empleo crean, y “evaluar los resultados” del plan. H