El Consell ha mostrado su satisfacción porque la Comisión Europea ha modificado su propuesta de reforma de la política pesquera común (PPC), lo que supone aceptar en parte las reclamaciones del sector del Mediterráneo. Entre otros temas se ha aplazado la puesta en marcha de medidas como los rendimientos máximos sostenibles o los descartes, “lo que da un margen al sector para su adaptación”, según han informado desde la Generalitat.

La Comunitat había reclamado un periodo transitorio mayor al planteado en el documento inicial, que lo fijaba en el 2015, para la adaptación de la flota. Y los derechos transferibles, que implican establecer cuotas que se pueden comprar y vender, será cada Estado miembro el que decida si los impone. H