La Fiscalía Anticorrupción ha informado a favor de que la Audiencia Nacional asuma la competencia para investigar la denuncia presentada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España, contra cúpula del Banco de Valencia por presuntos delitos de estafa, administración desleal y apropiación indebida.

Según el escrito enviado por el Ministerio Fiscal, los hechos descritos por los administradores del FROB tienen una “grave repercusión en la seguridad del tráfico mercantil o en la economía nacional”, por lo que la competencia para investigarlos corresponde a la Audiencia Nacional.

El informe de Anticorrupción concluye que la querella pone de manifiesto que en octubre de 2011 el consejo de administración de Banco de Valencia tuvo que ser sustituido por un administrador provisional nombrado por el FROB debido a la situación económica de la entidad.

Esto dio lugar a la intervención del banco por parte del Banco de España en noviembre, y tuvo que inyectarle casi 2.000 millones de euros y otorgarle un aval de 1.500 millones para pedir dinero al Banco Central Europeo y evitar su quiebra. “Los hechos descritos afectan a la economía nacional, al verse afectado el propio sistema financiero”, concluyen. H