La Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana informa de que a partir de esta semana los envíos de Pfizer se recibirán en el aeropuerto de Manises todos los lunes y miércoles. Esta decisión parte de Pfizer/UPS para evitar incidentes en el transporte aéreo, pues a partir de un número de kilos, el hielo seco no puede transportarse en un único avión y el aumento del número de bandejas que va a producirse con destino a la Comunitat Valenciana obliga a desdoblar el pedido. Esta semana está prevista la llegada de 181.350 vacunas --90.090 primer vuelo y 91.260 en el segundo- y se está realizando una prueba piloto de lo que será ya la dinámica habitual del mes de junio.

Así, a partir de la próxima semana, los envíos de Comirnaty de Pfizer se recibirán dos días a la semana. Las vacunas de Pfizer tienen que transportarse con cantidades importantes de hielo seco para mantener la vacuna a una temperatura inferior a -70 grados centígrados, tal y como marca el fabricante.

El hielo seco es dióxido de carbono en estado sólido, que pasa a estado gaseoso sin antes pasar por fase líquida. Esta circunstancia es problemática porque existe el riesgo de que pudiera incapacitar a la tripulación del avión. Es por eso que el hielo seco se considera un objeto peligroso en la aviación y su transporte aéreo está seriamente limitado.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán custodiando el traslado de vacunas desde el aeropuerto de Manises y el departamento de Sanidad Exterior de la Delegación del Gobierno se encarga de certificarlas antes de entregarlas a la Conselleria de Sanitat Universal de la Generalitat Valenciana. El vuelo de este lunes ha llegado a las 06:43 horas al aeropuerto de Manises, procedente de Colonia (Alemania).