El cierre del ocio nocturno es la principal decisión que la Generalitat Valenciana ha tomado en la reunión de la Mesa Interdepartamental de este jueves y que el president Ximo Puig oficializará. Las nuevas restricciones entrarán en vigor en la medianoche del viernes al sábado y estarán vigentes hasta el 25 de julio.

El resto de principales restricciones para frenar el aumento de casos son las siguientes:

  • Los locales de ocio nocturno tendrán horario de hostelería.
  • La hostelería dejará de servir a las 00.00 horas.
  • Los establecimientos de hostelería cerrarán a las 00.30 horas.
  • Las mesas en el exterior tendrán una ocupación máxima de 10 personas y 6 en interior.
  • Más mano dura contra el botellón. "Vamos a pedir la máxima vigilancia", ha anunciado Puig. Los botellones serán considerados como "falta grave".
  • En función de la incidencia acumulada en los municipios se pedirá al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) el toque de queda de una a seis de la madrugada de los mismos. Ahora mismo esta medida afectaría a "unos 40 municipios", ha apuntado Puig.
  • Limitación de las reuniones a 10 personas, tanto públicas como privadas.
  • Sobre espectáculos masivos: se reducen de 4.000 a 3.000 en los exteriores y de 3.000 a 2.000 en interiores.
  • No se celebrarán fiestas populares y pasacalles.