El Ayuntamiento de Gandia ha obligado a cerrar una frutería --situada en la plaza Elíptica-República Argentina-- que rociaba insecticida los productos para acabar con los insectos aparecidos como consecuencia de la falta de limpieza del local.

El presidente de la Junta de Distrito, Salvador Gregori, ha explicado que se ha obligado a cerrar el negocio y desinfectarlo. Además, según recalca el consistorio en un comunicado, los propietarios tendrán que hacer frente a las correspondientes sanciones por incumplimiento de las normas sanitarias.

"Esperamos que la actuación sirva de aviso para navegantes; ni la junta de distrito, ni el ayuntamiento, vamos a consentir prácticas prohibidas por Salud Pública y que posen en peligro la vida de la ciudadanía", advierte el edil.

"Animamos el vecindario a denunciar cuando tenga constancia de situaciones parecidas", ha concluido Gregori.